Ezeiza | Ezeiza | familia | Saladillo

Con una vieja foto, busca a su hermano mayor en Ezeiza: un drama familiar y una espera que lleva décadas

Daniel Bazán tiene 43 años y busca a su hermano mayor, que, según comenta, fue arrebatado de las manos de su madre por su abuela y hoy viviría en Ezeiza.

Daniel Bazán vive en Saladillo. Su familia es de Saladillo y toda su vida se relaciona con Saladillo. Sin embargo, hace un tiempo que su pensamiento está en Ezeiza. Porque allí cree que se encuentra su hermano mayor, que habría sido arrebatado de las manos de su madre por su abuela y entregado a otra familia.

La única posibilidad que tiene él para llegar a su familiar es una vieja foto de su mamá junto a su primer hijo. Con eso y una fe de hierro, Bazán busca hace ya más de una década en redes sociales a su hermano perdido. De hecho, nunca llegaron a conocerse. Daniel nació en 1978, unos años después que su hermano. Según sus estimaciones, su hermano lo hizo entre 1965 y 1966.

Más de 160 kilómetros son los que separan Ezeiza del partido de Saladillo, Provincia de Buenos Aires. Esta historia, que protagonizan Daniel Bazán y su familia, se origina en este último lugar y, con el paso del tiempo, se transformó en una búsqueda que ya lleva más de una década.

Saladillo es un partido ubicado en el centro-norte de la Provincia de Buenos y que cuenta con cerca de 50.000 habitantes. Si bien Daniel nunca abandonó su lugar de nacimiento, sí lo habría hecho su hermano, a quien no conoció por el accionar de su abuela.

Su mamá dio a luz a su primer hijo cuando tenía apenas 16 años. “Una chica tan joven en esos tiempos siendo soltera y con un bebé era una vergüenza para la familia, este no fue el único caso, hoy ya es totalmente diferente”, agrega Daniel.

Al poco tiempo de su nacimiento, según menciona, su abuela decidió tomar al bebé y dárselo a otra familia: “Era normal que vendan o regalen a los bebés, cómo también era normal que una partera ayude a dar a luz en casas particulares. Estas cosas pasaban mucho en pueblos chiquitos”.

Abuela de Daniel Bazán.png
Abuela de Daniel Bazán

Abuela de Daniel Bazán

Durante gran parte de su vida, la mamá de Daniel transcurrió su vida pensando que su hijo mayor había muerto en un accidente. O al menos eso le comentaron: “Después de eso mi madre jamás supo que pasó con el nene. Recuerdo que le había llegado un comentario que murió en un accidente, pero yo siempre creí que era para que no lo busque. La encontré llorando muchas veces por mi hermano”.

Los datos que recopiló en su búsqueda lo llevaron a concluir que su hermano vivió en Del Carril, un pequeño pueblo ubicado dentro del partido de Saladillo que, según el censo de 2010, tenía 1270 habitantes. A pesar del reducido número de pobladores, su búsqueda comenzó ya sin su hermano allí.

La próxima pista se remonta al año 2012. El fallecimiento de la mamá de Daniel provocó el acercamiento de familiares lejanos. Entre ellos, dos primas que le acercaron la foto con la cual hoy lleva adelante su búsqueda. Es el único registro fotográfico que tiene de él, por lo que representa su mayor esperanza para reencontrarse.

Mamá de Daniel 2.png
Mamá de Daniel Bazán

Mamá de Daniel Bazán

“Me contaron que era de mi abuela y que ella tuvo contacto con la familia que tenía el bebé durante un tiempo, hasta que no se lo mostraron más”, relata Daniel.

Leer más:

Clínica Monte Grande participa en una investigación internacional sobre el COVID-19

Emoción en Lanús por una vecina de 104 años que recibió la segunda dosis de la vacuna

A través de redes sociales, Daniel publicó la foto y su historia en más de 300 grupos de todo el país, pero los últimos datos lo llevan a pensar que la familia adoptiva de su hermano vivió en Ezeiza: “Ahí hay familiares de mi madre, los cuales jamás me respondieron los mensajes que yo les dejaba. Me llama poderosamente la atención que no me respondan”.

El hermano de Daniel hoy tendría entre 55 y 56 años. La verdad de esta historia, se la llevó su abuela a la tumba y es probable que hoy, por Ezeiza, esté caminando un hombre que no conoce su verdadera identidad.

Dejá tu comentario