Ezeiza

Una escuela de Ezeiza recibió más de 20 amenazas de bomba en solo tres meses

Complejo Educativo Eliseo Natta recibió un nuevo llamado esta mañana y todos los alumnos fueron trasladados a la Plaza Tristán Suárez. La jornada de ayer fue interrumpida en tres ocasiones por el mismo motivo.
viernes, 15 de noviembre de 2019 · 12:09

Complejo Educativo Eliseo Natta de Tristán Suárez lleva tres meses viviendo una situación intolerable, porque todas las semanas recibe múltiples amenazas de bomba que obligan a vaciar el lugar para obedecer el protocolo de seguridad. Los padres de los alumnos afectados ya no toleran más esta situación, por eso, exigen una respuesta inmediata. 

Las clases se vieron interrumpidas a primera hora de este viernes, cuando los menores se preparaban para cerrar el último día de clase antes del fin de semana largo. Debido a la llamada, todos abandonaron las instalaciones una vez más para dirigirse a una plaza ubicada a 100 metros del lugar. 

Si bien la situación es grave, lo ocurrido en el día de ayer no tiene precedente porque se echó a perder una muestra de fin de año. Durante la mañana, la institución se vio afectada por dos amenazas de bomba ocurridas con pocas horas de diferencia y, cuando todos los damnificados pensaron que lo peor ya había pasado, ocurrió una tercera el el turno tarde. 

El primer hecho de estas características tuvo lugar a principios de septiembre, por lo tanto, el Complejo Natta lleva más de tres meses soportando dichas llamadas anónimas. A pesar de ser uno de los más afectados, también tuvieron que padecer situaciones similares los estudiantes de la Escuela Primaria N°2 Canale, y del Instituto Superior Manuel Belgrano, ubicados en el centro de Tristán Suárez. 

Más allá de las complicaciones de cada evacuación, donde se debe accionar con extrema precaución para cuidar que nadie se aleje del grupo, las amenazas también provocan grandes gastos y pérdidas de tiempo para los profesionales que deben seguir el protocolo de seguridad. 

Los primeros en intervenir son los efectivos de la comisaría 2da de Tristán Suárez, quienes cortan las calles y dan paso al personal de la Dirección de Explosivos de la Policía Bonaerense, acompañados de los Bomberos Voluntarios de la misma localidad. Una vez que se revisa el edificio en su totalidad mediante un procedimiento de dos horas, recién los alumnos pueden ingresar de nuevo. 

Hasta el momento solo se detuvo a un menor de 14 años, responsable de las primeras amenazas y se lo trasladó a un instituto de menores, pero todo fue en vano porque las llamadas no cesaron. Debido a la gravedad, el caso no está en manos de la policía local y pasó directamente a un juzgado federal que aún continúa con la investigación para poder darle un punto final a la problemática.

 

 

Comentarios