Lomas de Zamora | Patovica | Selección | Argentina

"El Patovica de la Selección" es de Llavallol: causa furor en Qatar y niega vínculos con Chiqui Tapia

Martín Ezequiel Muñoz tiene 31 años y es oriundo de Llavallol. Se hizo popular en redes sociales por su manera de alentar a la Selección en el Mundial.

En los últimos días, las redes sociales se hicieron eco de un hincha argentino un tanto particular. Desde la tribuna, el ahora apodado como “El Patovica de la Selección”, acompaña en Qatar al combinado nacional con el torso desnudo, mostrando su musculatura y liderando el aliento de la hinchada.

Su nombre es Martín Ezequiel Muñóz, tiene 31 años y es oriundo de Llavallol. Su llamativo físico tiene una explicación: compite profesionalmente en powerlifting, un deporte de fuerza que consiste en la realización de ejercicios de levantamiento de peso. “El Patovica de la Selección”, quien ahora reside en Australia, fue campeón mundial y tiene récords todavía vigentes en la categoría hasta 100 kilos.

676092-000-32ya7ak.jpg

No es la primera vez que viaja miles de kilómetros para alentar a la Argentina. “Hace rato que vengo saliendo en la tele cada vez que voy a ver a la Selección. He salido en el mundial de Rusia, que iba a la cancha con el cuerpo todo pintado, para la Finalíssima de Londres y también cuando Los Pumas le ganaron a los All Blacks en Australia”, contó Muñóz a El Diario Sur.

Sin embargo, pese a los reconocimientos anteriores, su aparición en las gradas de Qatar le dio una mayor exposición. “Yo ya sabía que esto iba a pasar, más que nada porque tengo una forma física distinta a la mayoría de la gente y me paro donde me tengo que parar en la tribuna. Las cámaras te filman”, dijo el joven de Llavallol. Pero admitió: “No me lo imaginaba a este nivel. Sí como las veces anteriores: que aparezca en la tele y mis conocidos me digan que me vieron, nada más, pero esto no”.

Martín Muñóz en Qatar.jpeg

Uno de los tantos comentarios que trascendieron tras su aparición tuvo que ver con un supuesto vínculo con el presidente de AFA, ante las versiones de que “barras bravas” argentinos habían sido llevados a Qatar por orden de Claudio “Chiqui” Tapia. En ese sentido, Muñóz reveló: “Cuando vi que me relacionaban con el Chiqui Tapia me reí un montón, me divertí”.

“¿Porque soy grandote, musculoso, estoy tatuado y me paro al frente de la barra me mandó el Chiqui Tapia? No lo conozco, no lo vi nunca en mi vida ni sabe quién soy”, advirtió Muñóz. Y sumó: “Y a la mayoría de los pibes que conozco que paran conmigo en la cancha, tampoco los conozco”.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FClvpunqq_hv%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAMShfLdtaIbDYo2YHQiIxKhe0lTwovxAZAVBnaPa4LTC5KB6lI4K75yopZA3KW30yYd9Ss3etZB1gbfO0INqlnVeZBbYH1ywQaaeSsl3F8YnBuKFI0FQhDga390o6vWWFdNFI4j8XZAkvmLaHL4XNi2xPlZBgOkwZDZD

Después de que los rumores se disiparon, principalmente por las aclaraciones que el propio Muñóz expuso en sus redes sociales, el joven se encariñó con el nuevo mote que se le presentó. “Decidí salir del anonimato y adopté lo de ‘El Patovica de la Selección’. Después de tanto quilombo que se estuvo armando, me puse ese nombre y quedó”, contó.

Anteriormente, su nick de redes sociales era algo similar. “Hasta hace poco figuraba como El Patovica VIP. Tenía un personaje que me hacía pasar por el patovica de Bagatelle, luego de que le hayan negado el acceso al restaurante a Carlos Maslatón por sus zapatillas con resortes”, recordó Muñóz, que reveló su relación con el influencer y experto en el mercado del bitcoin: “Yo soy amigo de él y estoy hablando constantemente. En estos días nos vamos a encontrar en Qatar. Él va por el récord de presenciar partidos por un mundial y yo por el récord de los memes”.

Powelifting.jpeg

El pasado de Múñoz en la región

Martín Ezequiel Muñóz es oriundo de Llavallol y estudió en el colegio Euskal Echea. “Siempre me moví por zona sur, tengo amigos por todos lados: en Canning, Monte Grande, Lomas de Zamora”, recordó. Durante sus años en Argentina, “El Patovica de la Selección” empezó a practicar el powerlifting y a trabajar de personal trainer, hizo custodias y, justamente, trabajó como patovica en boliches. De hecho, uno de sus últimos trabajos en el país fue como jefe de seguridad en un establecimiento bailable de Canning.

“Viví un tiempo en Rusia también, donde me perfeccioné y competí en el deporte, y hace unos años me mudé para Australia”, contó Muñóz a El Diario Sur. En el país oceánico, el joven sigue siendo personal trainer y trabajando como seguridad. Mientras tanto, también se enfoca en el powerlifting: “Hace rato que no compito y en Argentina mis récords todavía no se rompieron. No estoy retirado, solo estoy lesionado”.

Rusia 2018.jpeg

Dejá tu comentario