Lomas de Zamora | Lomas de Zamora | femicidio | juicio

Mató a tiros a su expareja y su exsuegra en Lomas de Zamora: lo condenaron a perpetua

Miguel Sosa fue sentenciado a la pena máxima tras haber asesinado a balazos a Marianela y María Laura Rivera en Lomas de Zamora.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 6 de Lomas de Zamora condenó a prisión perpetua a Miguel Sosa por el doble femicidio de María Laura Rivera y su hija Marianela, ocurrido en 2020.

Luego de que un jurado popular de 12 integrantes hallara culpable a Sosa de matar a tiros a su expareja y a la hija de ella, los jueces confirmaron la pena máxima en la última audiencia del juicio, realizada por videoconferencia.

Sosa fue condenado por los delitos de "homicidio agravado por ser la víctima pareja conviviente, por mediar violencia de género, y por el uso de arma de fuego" en perjuicio de su expareja de 26 años, y también por "homicidio agravado criminis causa y por el uso de arma de fuego" en perjuicio de su exsuegra.

Además, el jurado lo había encontrado culpable de "portación de arma de guerra" y "amenazas agravadas", ya que Sosa había amenazado a la familia de las víctimas tras el brutal doble femicidio.

Durante el juicio prestaron testimonio varios familiares y amigos de las mujeres asesinadas, mientras que el acusado dio una versión de los hechos que no coincidía con ningún testimonio ni ninguna pericia.

El doble femicidio

Miguel Sosa.jpg
Miguel Sosa, condenado a perpetua por el doble femicidio en Lomas de Zamora.

Miguel Sosa, condenado a perpetua por el doble femicidio en Lomas de Zamora.

El crimen había ocurrido el 18 de febrero de 18:30 en una casa ubicada en Manuela Pedraza al 3700. Según determinaron los investigadores, Sosa llegó a buscar a Marianela cuando estaba con su madre en la planta alta, mientras que abajo otros familiares preparaban un cumpleaños. Después de atravesar un patio interno, Miguel subió unas escaleras, entró a una habitación y asesinó de cinco balazos a su suegra María Laura cuando se interpuso en su camino. Segundos después mató a su pareja de siete tiros.

Durante su huida, Sosa se encontró con una niña de 12 años y también intentó dispararle, pero no lo logró. Lo mismo ocurrió con una hermana y una tía de las víctimas, a quienes tampoco llegó a herir. Pocas horas después fue arrestado y llegó al juicio en calidad de detenido en la Unidad Penal 32 de Florencio Varela.

Dejá tu comentario