Lomas de Zamora |

Caruso Lombardi: "Clubes como Temperley tienen que desaparecer o ser suspendidos"

El entrenador de Belgrano denunció la hostilidad de los hinchas en el partido del domingo pasado en Turdera y pidió sanciones severas para el club.

Ricardo Caruso Lombardi, director técnico de Belgrano, estalló de bronca por el maltrato de los hinchas de Temperley en el partido del domingo en el Estadio Alfredo Beranger. Denunció que la seguridad del club no cuidó al plantel cordobés como correspondía.

"¿Sabés lo que estar 95 minutos en un banco de suplentes donde te tiren agua con meada y caca? Me ponían un policía solo que no se daba vuelta. No paraban. En esa cancha hacen lo que quieren porque no ponen un acrílico, ni nada. Les dije que pusieran tres policías atrás del banco porque iban a estar todo el tiempo tirando cosas, no podes dirigir así y estar pendiente de la gente", se quejó el entrenador en los micrófonos de Radio Impacto.

El DT del Pirata aseguró que tanto el árbitro Jorge Broggi como sus asistentes y los encargados de seguridad estaban al tanto de esta situación y que sin embargo no lo protegieron de las agresiones. "Si me quieren putear, que me puteen, pero me estaban tirando de todo y yo le avisé a la Policía antes del partido. Al jefe de seguridad de Belgrano también le tiraron de todo, tenía el traje todo manchado, él pidió la policía y no la mandaban. ¿Cómo puede ser que la Policía se haga la boluda? En un momento me iba a meter adentro de la cancha y le iba a decir al árbitro que si no me ponía 40 policías atrás del banco, le paraba el partido", cuestionó.

Caruso Lombardi pidió sanciones severas para Temperley por el peligro al que se exponen entrenadores y futbolistas visitantes: "Esos clubes tienen que desaparecer o tienen que suspenderlos, no puede ser que hagan lo que quieran. Por lo menos dales seis meses de suspensión y no joden más, o inhabilitale esa tribuna para que los técnicos y jugadores rivales no tengan problemas".

Por otro lado, el entrenador del equipo cordobés afirmó que los hinchas del Celeste tienen algo personal en contra suya, por su pasado en el club. "Es contra mí. Estuve en el '96 ahí y ya era un desastre. Era un quilombo en esa época, yo estuve ocho partidos y me fui porque me amenazaban. No cobrábamos nunca y el interventor que tenía el club me dijo que hiciera juicio para poder cobrar. Ahí me la tenían jurada", cerró.

Dejá tu comentario