Condenada

Cómo fueron los cinco días de castigo de Nahir Galarza en "el buzón"

Logró salir a mitad de su castigo por la intervención de su abogado y un pedido de disculpas. Había sido recluida en soledad en un calabozo húmedo y oscuro por utilizar un celular.
miércoles, 02 de octubre de 2019 · 09:38

A pesar de que estaba condenada a diez días de calabozo, Nahir Galarza logró salir a mitad de su castigo por la intervención de su abogado y un pedido de disculpas. La joven, condenada perpetua por el crimen de Fernando Pastorizzo, había sido recluida en soledad en un calabozo húmedo y oscuro por utilizar un celular y publicar en redes sociales una foto con otra presa.

En su descargo, reconoció que se había equivocado al no respetar las reglas del encierro, que prohíben la tenencia y uso de celulares, como también la consecuente foto y publicación en redes sociales. “Pido perdón, no voy a volver a cometer ese error”, aseguró.

Además, relató su dura estadía en aislamiento. “La pasé mal, pero no me quedó otra que soportar ese encierro, de un lugar muy chiquito, oscuro, que abrían dos veces por día. Fue un día que duró cinco días. A diferencia de la celda, donde me entretengo o hablo con mis compañeras, en el calabozo solo tuve tiempo para pensar, me costó dormir y ni soñé”, relató.

“Ahora que está en la celda otra vez, le volvió el alma al cuerpo. Es más, ella no lo dice porque no quiere quedar como víctima, pero el primer día la tuvieron sin comida. Y el lugar era de un metro por dos metros, algo así. Creo que le tienen bronca porque todo lo que hace trasciende y quisieron darle un castigo ejemplar, pero por más que no se pueda tener un celular, tantos días en un calabozo es demasiado”, contó al respecto un allegado de la joven a Infobae.

En su vuelta a la normalidad, continuó con una materia de Psicología que se encuentra cursando –más allá de que estudia derecho- y escribiendo poemas que nada tienen que ver con el caso por el que fue juzgada. “Está muy entusiasmada con la escritura y la lectura, la aleja de la realidad del encierro”, aseguran sus allegados. Asiste a un taller de poesía y lee sobre numerología y astrología. Lee dos libros, principalmente: La interpretación de los sueños, de Sigmund Freud y El hombre y sus símbolos, de Carl Jung. Estudiaba Derecho, pero ahora le encanta Psicología.

Comentarios