Tras el comunicado público

Anahí de la Fuente habló tras la denuncia del colectivo Actrices Argentinas

“No van a tocarme nunca más”, aseguró la joven maquilladora que denunció al ex titular del C.C. San Martín Diego Pimentel.
viernes, 13 de septiembre de 2019 · 08:58

Ayer por la tarde, el colectivo Actrices Argentinas se reunió para difundir un nuevo comunicado y una nueva denuncia. La misma fue contra un ex directivo del Centro Cultural San Martín (CCSM), Diego Pimentel,  quien fue acusado por “acoso sexual y maltrato laboral”. La víctima en esta ocasión fue Anahí de la Fuente, maquilladora profesional, comunicadora y performer de 28 años.

La joven había entrado a trabajar en el centro cultural en junio del 2017 como Community Manager, siendo que el pasado 13 de marzo radicó la denuncia contra el entonces directivo. No recibió respuesta alguna a sus reclamos y, por eso, dejó de asistir al trabajo por el acoso constante que vivía. Poco después recibió un telegrama en el que se le informaba que había sido desvinculada sus las reiteradas ausencias.

El acusado renunció meses después de la dirección del teatro por múltiples denuncias de mujeres que trabajaban bajo su mando. La joven aseguró que el caso está en la justicia y pronto “irá a juicio oral”.

“Me quedé sin trabajo y sigo sin trabajo. Ya es público que esta persona renunció a su cargo. A mí lo que me interesa es recuperar mi trabajo y no tuve ninguna respuesta de la institución", aseguró de la Fuente y contó cómo llegó a unirse al colectivo de Actrices Argentinas: “Ellas se acercaron a mí, a raíz de una nota donde se hizo pública mi identidad. Les tengo que agradecer mucho por acompañarme y saber que me van a seguir acompañando. Y si bien lograron quitarme mi sustento económico y mi autoestima, no van a tocarme nunca más.”

Ante las preguntas de la prensa, decidió no ahondar en la situación vivida. “Prefiero no volver a hablar de lo que pasó. Eso ya salió en los medios anteriormente y es muy doloroso. Sufrí acoso sexual, abuso laboral y maltrato”, aseguró y añadió: “Yo denuncié, mandé el telegrama al Centro Cultural San Martín, al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y al Ministerio de Cultura de la Nación, no tuve ninguna respuesta y me echaron a los pocos días.”

“Todo pasó a los pocos meses de entrar, cuando la persona entró más en confianza conmigo. Ocurrió todo adentro del recinto laboral y algunos eventos por fuera del centro pero que eran parte del mismo”, explicó. “Me tomó un tiempo hacer la denuncia porque no es una decisión fácil pero estoy totalmente segura de la visibilización porque es violencia machista y esta persona es docente y da clase”, culminó y añadió que “hay otras víctimas en la misma situación.

Comentarios