Despedida

Cómo y a dónde trasladarán a la histórica oranguntana del Eco Parque porteño

Había sido declarada “persona no humana” por la Justicia y por eso irá a un nuevo hogar en Florida. Hoy comienza su viaje con una escala previa de acondicionamiento.
jueves, 26 de septiembre de 2019 · 10:13

Sandra es una orangutana de 33 años que vive en el Eco Parque de la Ciudad de Buenos Aires –antiguamente el zoológico porteño-. Se hizo famosa por su comportamiento similar al de los humanos: juega con revistas haciendo que lee, agarra un palo y simula que barre e incluso tiene actitudes muy parecidas a las de las personas. Hoy será trasladada rumbo a su nuevo hogar, un santuario en Florida, con un previo paso y cuarentena en un zoológico de Kansas.

Con sus 53 kilos, sus cuidadores la pondrán en una caja –ritual que practicaron varias veces desde hace años para acostumbrarla- y será llevada en camión hacia el Aeropuerto Internacional en un vuelo comercial hasta Dallas, Estados Unidos. De acuerdo a lo explicado por sus cuidadores, viajará en la bodega del avión pero no estará sedada. Arriba viajará su veterinario y uno de sus cuidadores que tras 11 horas sin escalas se reencontrarán con el animal.

La orangutana había sido declarada “persona no humana” por la Justicia y fue así que consiguieron su traslado a un lugar más adecuado a su naturaleza ya que, como sujeto que siente, la Justicia estableció que su cautiverio y exhibición violaban sus derechos a pesar de que no era tratada con crueldad.

Pasaron tres años desde el fallo de la justicia y finalmente encontraron un hogar para ella. Se trata del santuario “Center for Great Apes”, en Estados Unidos, conformado por 40 hectáreas en una zona rural, boscosa y húmeda dentro del distrito de Florida. No obstante, previamente permanecerá en cuarentena en un zoológico de Kansas para evitar dañar su salud o la de sus futuros compañeros, siendo que las autoridades estadounidenses, las mismas que exigieron una multitud de estudios para permitir su entrada al país.

“Para Sandra este traslado es muy positivo. Se trabajó mucho para que sea una transición y no un evento brusco. Desde hace meses estamos vinculados con los equipos de Estados Unidos para que estén al tanto de su entrenamiento y de cómo ella interactúa. Esto tiene mucho de magia: a través del traslado de Sandra se formaron equipos de trabajo, en los que aprendimos unos de los otros. La sensación no es de ruptura, sino de construcción. Es algo bueno para nosotros y para ella”, aseguró el veterinario jefe del Ecoparque, Guillermo Wiemeyer.

La orangutana Sandra nació en 1986 en el zoológico de Rostock, en Alemania. Lo único que se supo de su infancia es que la madre la había rechazado, por lo que creció en soledad hasta que, con nueve años, fue vendida al zoológico de Buenos Aires. Llegó a tener un hijo pero, careciendo de instinto maternal, lo rechazó y fue entregado a otro zoo.

Comentarios