Sábado 23 de Marzo   18:46 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
Presidente Perón

Por temor a inundarse, vecinos interrumpieron la obra del Camino del Buen Ayre

Fue en Guernica, en el barrio que Vialidad amaga con expropiar. Las máquinas taparon un canal aliviador y el municipio los frenó.

Los 20 años de incertidumbre que acumulan los vecinos del barrio Parque Americano de Guernica acerca de la promesa de construir la autopista Camino del Buen Ayre llegaron ayer a un cúmulo de tensión. Las maquinarias al servicio de Vialidad Provincial desembarcaron en la zona que supuestamente será expropiada y comenzaron a trabajar. Pero taparon el canal por el que se desagota el agua de lluvia de las calles. Ante el temor a inundarse las familias comenzaron a manifestarse y lograron que la empresa constructora diera marcha atrás.

Toda la secuencia ocurrió en la tarde de ayer, en las 13 manzanas delimitadas por las vías del Ferrocarril Roca, el tendido eléctrico de alta tensión y la calle La Paz, donde viven unas 200 familias, que desde hace décadas saben que cuando la obra avance sus casas serán expropiadas. El barrio, como contó El Diario Sur, está "quedado en el tiempo", todo se hace de forma provisoria porque los vecinos no saben cuánto tiempo podrán quedarse.

Para entender este tema:

Desde que el gobierno de Cambiemos asumió y mostró intenciones de terminar la obra -de hecho los avances en la zona sur se pueden ver desde Hipólito Yrigoyen y también desde la ruta 58 en Canning-, referentes del barrio mantuvieron algunas reuniones con Vialidad, que les prometió acelerar los trámites de la expropiación, pero desde hace meses que no reciben novedades.

Hasta ayer, cuando las maquinarias comenzaron a rellenar el canal aliviador y los vecinos se dieron cuenta que ante una lluvia contundente quedarían bajo agua. Trataron de dialogar con los encargados de la obra, pero no obtuvieron respuesta.  

Al reclamo también se sumó la municipalidad Presidente Perón, quien determinó que la constructora "no tenía autorización para ingresar al barrio", según informó el medio Quattro Puntos. A la empresa no le quedó más opción que retirarse. La promesa de la municipalidad es que no volverán a operar en la zona hasta que no quede definida la expropiación.

Más noticias de la región

 

 

Comentarios