San Vicente | San Vicente | golpiza | joven

San Vicente: un joven recibió una golpiza a la salida de un bar y está delicado

Fue el último sábado en la esquina del bar Schüller de San Vicente. La víctima quedó inconsciente y debió ser trasladado a Cañuelas.

Un joven de 28 años resultó gravemente herido el último sábado en San Vicente, tras una pelea a la salida del bar Schüller. Los agresores, que no fueron detenidos ni identificados, habrían sido varios y uno de ellos lo habría atacado con una llave cruz.

La víctima de la golpiza se llama Brian Herrera y es vecino de San Vicente. En diálogo con El Diario Sur, su padre, Pablo Herrera, sostuvo que recibió golpes en la cabeza y uno atrás de la oreja que le produjo una lesión en el tímpano. Fue atendido en el Hospital Ramón Carrillo y luego derivado al Hospital Cuenca de Cañuelas. Ayer recibió el alta y se encuentra en recuperación en su casa. No le habrían quedado secuelas graves.

Según pudo confirmar El Diario Sur con allegados a la víctima, responsables de Schüller y fuentes policiales, el violento ataque a Brian ocurrió afuera del local gastronómico, en la esquina de las calles Paso e Hipólito Yrigoyen. Habría sido minutos después del cierre bar, alrededor de las 5 am.

brian herrera.jpeg
El joven Brian Herrera junto a su padre internado tras la golpiza que recibió a la salida del bar en San Vicente.

El joven Brian Herrera junto a su padre internado tras la golpiza que recibió a la salida del bar en San Vicente.

“Todo empezó adentro, tuvo un roce con otro grupo y lo sacaron los patovicas de Schüller. Afuera siguió la pelea y casi lo matan”, manifestó Pablo Herrera, y puntualizó que entre los agresores habría policías de civil. “Estuvo 20 minutos tirado en la vereda hasta que llegó la ambulancia y nadie lo ayudó”, agregó. En el lugar trabajaron móviles policiales y hay una causa judicial en la órbita de la Fiscalía Descentralizada.

El padre del joven atacado apuntó que uno de los empleados de seguridad de Schüller habría participado de la golpiza, hecho que desde el bar negaron rotundamente. En Schüller también remarcaron que su responsabilidad es sobre los hechos que ocurren adentro del salón y no afuera.

Según el relato de Herrera, su hijo fue trasladado al Ramón Carrillo, donde recibió atención, pero luego lo habrían dejado ir por sus propios medios, hasta que un amigo lo encontró en la calle y lo volvieron a llevar al hospital, ensangrentado y con golpes. Luego fue derivado a Cañuelas.

“Quiero que se haga Justicia porque lo podrían haber matado a mi hijo, podría haber sido otro caso Fernando (Báez Sosa)”, dijo Pablo Herrera, que trabaja como pintor en San Vicente.

Dejá tu comentario