San Vicente

Un joven de San Vicente les enseña a los abuelos a usar el celular en el centro de jubilados

Juan Valle tiene 18 años y es alumno de la Técnica. Los abuelos destacan su paciencia y sus buenos modales.
miércoles, 25 de septiembre de 2019 · 14:38

Al joven Juan Del Valle, de 18 años, lo definen como “la estrella” del Centro de Jubilados y Pensionados de San Vicente. El apodo y el cariño que le transmiten los abuelos de la institución se los ganó con su paciencia infinita y sus buenos modales. Desde hace cinco meses es el encargado de brindar clases gratuitas de tecnología para adultos mayores, y el proyecto está teniendo un gran éxito.

“Me pone muy contento poder ayudarlos, que aprendan y que se puedan largar solos. Lo importante es que la tecnología no se los lleve puestos y puedan vivir mejor adaptados al mundo de hoy”, comenta el joven en diálogo con El Diario Sur.

Juan es alumno de quinto año en la Escuela Técnica 2 de San Vicente, en la que sigue la orientación en informática. Su sueño es seguir una carrera que le permita dedicarse a la fabricación de hardware. Mientras tanto, tiene la “changa” de las clases de tecnología, en las que pone en práctica su vocación de servicio y sus valores de respeto a los ancianos.

“Empecé con mi abuela Sara que me pedía que le enseñara. Y ella me fue recomendando con otras amigas. También algunos profes en la escuela se enteraron y me hicieron otros contactos, hasta que me convocaron del centro de jubilados”, relata. A la sede ubicada en Carlos Pellegrini e Hipólito Yrigoyen va dos o tres mañanas por semana. Allí se encarga de sacarles dudas y dar tips y lecciones para alumnos que van específicamente a verlo a él y también para otros abuelos que van por turnos médicos o trámites ante PAMI.

“A mí me lo recomendó mi hija, que es profesora de la técnica”, asegura el presidente del Centro, Oscar Chavez, conocido por haber sido el dueño de la panadería El León. “Juan tiene una paciencia de oro. Todos los viejos estamos encantados con él, lo adoramos”, completa.

El joven docente cuenta que los terrenos sobre los que más pedidos de explicaciones tiene son WhatsApp y Facebook. “Los usan para comunicarse y entretenerse”, dice. También le piden instrucciones para usar el mail, para hacer gestiones ante el PAMI o para obtener la SUBE. “Netflix no tiene ninguno. Supongo que porque es caro para muchos de ellos. Pero la clase en la que les enseñé a usar Youtube estuvo muy buena y ahora lo usan mucho”, destaca.

Más allá de la satisfacción que le da su tarea, las dificultades son muchas. “A veces se olvidan muy rápido o tengo que repetir las cosas muchas veces o no logro que me escuchen bien. En esos casos me voy a la cocina y me preparo un té, y sigo como si nada”, argumenta.

Juan padece con los desplantes que sufren algunos abuelos por parte de familiares impacientes que no les quieren enseñar a usar la tecnología. También recuerda que el problema de una de sus primeras alumnas era que su nieta le robaba datos móviles de su celular. “Yo les diría a todos los nietos que traten prestarles más atención a sus abuelos, porque ellos dan un cariño que no se puede encontrar en ningún lado”, reflexiona.

 

 

Comentarios