Viernes 22 de Febrero   02:23 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
Ricardo Varela
Editorial

Mauricio y Cristina, ¿dejan lugar para alguien más?

Pasaron los años y los “enemigos íntimos” se eligieron y reeligieron una y otra vez. Mauricio y Cristina son funcionales a sus propios proyectos políticos.

2019 será un año de altísima intensidad política.

Con el desdoblamiento de las elecciones anunciado por distintas administraciones provinciales del país se confirma que: a) el calendario electoral comenzará en febrero y terminará en noviembre; y, b) habrá ciudadanos argentinos que votarán hasta 6 veces este año.

Cuenta la historia que luego de las elecciones de 2011 que consagraron las reelecciones presidencial de Cristina Fernández de Kirchner y como Jefe de Gobierno de Mauricio Macri, hubo entre ellos una comunicación telefónica en la que la entonces presidenta dijo: “Mauricio, ahora sólo quedamos nosotros dos”.

Pasaron los años y los “enemigos íntimos” se eligieron y reeligieron una y otra vez (entre ellos mismos, claro). Mauricio y Cristina son funcionales a sus propios proyectos políticos.

Mientras Cristina “celebraba” que en noviembre de 2015 se había realizado con éxito el primer ballotage de la historia argentina, se negaba (sólo 15 días después) a entregarle el mando, obligando una transición de horas que consagró también Presidente de la Nación a Federico Pinedo... (papelón institucional sólo comparable con nosotros mismos, pero 14 años después).

Mientras Mauricio declaraba (y declara) que la justicia tendría absoluta independencia para investigar, juzgar y hasta condenar a Fernández de Kirchner, hay quienes dentro de su propio espacio oficialista lo señalan como el único responsable de “haberle salvado la vida para que llegue a 2019 como candidata”.

¿Por qué se eligen como rivales?

Porque les gusta encarnar dos versiones encontradas de la visión, ideología y gestión de la política. Aman tanto la grieta, como ser los principales referentes de cada bando.

En éste rincón, Mauricio agita los fantasmas de la corrupción K, señala a todos los ex funcionarios presos o procesados y se propone como: “yo, o la vuelta al abismo populista que nos lleva a Venezuela”. En el otro rincón, Cristina lee los diarios, recibe análisis de redes sociales, cruza estadísticas macro y micro económicas, y ...hace silencio. “La mejor campaña de Cristina es la pésima gestión de gobierno de Macri, no dejan de chocar el auto todos los días”, dicen cerca de la ex presidenta. Ante la pregunta sobre autocríticas posibles, repreguntan: “¿conocés a alguien que esté mejor que en 2015?” Y se responden con ironía: “sí, a la familia del presidente le va mejor”.

En la polarización “Mauricio y Cristina”, ¿hay lugar para alguien más? ¿Quién está en condiciones de ser candidato a presidir la Nación cuando sólo faltan 5 meses para oficializar las listas de las PASO? La respuesta: nadie que tenga aspiraciones serias y reales.

Históricamente los operadores políticos sostenían que para ganar una elección presidencial había que dar tres vueltas al país (provincia por provincia). Las nuevas herramientas de la comunicación achicaron brechas y restaron kilómetros, de la mano de un nuevo indicador cruzado: nivel de conocimiento más imagen positiva. Esta corriente (simplificada) podría resolverse así: con un conocimiento lo más cercano al 100% y una imagen positiva que supere el 60%, sos presidente. Todos sabemos que la realidad real, no es ésta. Mauricio y Cristina son los únicos políticos que superan el 95% de conocimiento, y ambos tienen más imagen negativa que positiva, y nos gobiernan hace 12 años...

Nunca tan oportuno Winston Churchill: “El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”.

Mientras tanto, en la semana también pasaron cosas...: a) Maru Botana se defiende argumentando que el local que estaba colgado de luz no es propio sino una franquicia, cuyo titular es Alejandro Stoessel (el papá de Tini)...; b) el gobernador salteño Urtubey hace campaña por su mujer: “con Isabel vamos a tener una primera dama más divertida”; c) Nicolás Maduro eludió la Asamblea Nacional venezolana y juró ante un ex convicto sentenciado por dos asesinatos, mientras gran parte del mundo desconoce su legitimidad; d) la primera “Marcha de las antorchas” en contra del nuevo tarifazo expuso la grieta mediática, para algunos medios fue multitudinaria y para otros, ni existió...; e) el Banco Central compró 20 millones de dólares (primera compra luego de 18 meses) para evitar la caída del dólar por debajo del piso de la banda; f) la Iglesia argentina criticó el proyecto de bajar de la edad de imputabilidad por considerarlo “demagogia punitiva”; y, g) Marcos Peña se llegó hasta la chacra bonaerense donde medita Elisa Carrió para sellar una nueva armonía y “arreglar todo” según Lila.  

Amigo lector: buena semana.

Comentarios