Opinión

Negociación Expresiva

La licenciada Mónica Dreyer nos trae su columna semanal de opinión: 'Negociación Expresiva'.
domingo, 30 de junio de 2019 · 08:00

Así denomino a los aspectos expresivos de una negociación, de una conversación difícil o de la comunicación de todos los días. Columnas pasadas vimos temas de negociación.

Podes releerlos entrando al Facebook Consultora Monica Dreyer o al diario online Monica Dreyer- El Diario Sur donde vimos “Niveles de Conflicto”, “Los Valores. Fuente de Emociones”, “¿Cuál es su perfil negociador?”, “¿Cuándo aplicar cada estilo de negociación?” y encontrarás cuáles son tus estilos para negociar, que características tiene cada estilo, cuando negociar con cada uno de ellos, cómo los valores conectan con las emociones y allí es donde nos enojamos y hasta podemos llegar a una discusión.

Hoy trabajaremos aspectos que tienen que ver más con la forma que con el contenido. Cuando nos comunicamos el 38% del mensaje está dado por el tono de voz, el 55% por el lenguaje corporal y sólo el 7% las palabras (aunque el 7% es extracto de perfume). La manera en que me expreso, cambia el sentido de lo que digo.  Si digo “Qué linda remera” de forma envidiosa, tiene un impacto diferente a decir ”¡Qué linda remera!” o sea las mismas palabras, pero en tono de buena onda.

Por eso me pareció interesante que los alumnos que concurren al curso Líder Coach puedan trabajar estos aspectos. Para tal fin tuvimos el placer de recibir a la profesora Valeria Paolino, cantante, profesora de canto e integrante del trío vocal de jazz y piano “Old Jazz Factory”, quien nos brindó herramientas expresivas.

Según Valeria Paolino, la voz es un instrumento que nos identifica y a través del cual evidenciamos estados anímicos y físicos. Una persona cansada, o enojada se identifica a través de su voz. 

Una respiración controlada, acompasada, una buena articulación de la palabra, la utilización de “matices” al frasear, un decir pausado ascendente promueve la atención y por ende un buen diálogo. Una persona que habla demasiado rápido o lento, que su tono es muy agudo y estridente o muy grave y bajoneante pueden causar un impacto que dificulte entenderse.

Trabajar estos aspectos no es menor ya que esta comunicación se establece a un nivel profundo e inconsciente.

Comentarios