Lomas de Zamora | juicio | Rodrigo González | Temperley

Suspenden el juicio por el crimen de Rodrigo González: el imputado dice estar "estresado"

El juicio por el crimen del joven asesinado en Temperley debía empezar este miércoles, pero el imputado acusó un cuadro de estrés.

Este miércoles debía empezar el juicio por el homicidio de Rodrigo González, el joven de 35 años asesinado en Temperley durante un cumpleaños en 2019. Sin embargo, a último momento se suspendió porque el imputado acreditó estar "estresado" para afrontar el proceso.

El abogado de Gabriel Castro, único imputado por el crimen, presentó un certificado médico que indicaba que su defendido no podía asistir a la primera audiencia ante el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 4 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

"Nos acaban de avisar de la fiscalía que el juicio se suspende ya que el abogado que representa a Castro presentó un certificado médico indicando que por 'estrés' no puede comparecer a la audiencia del 29/6/22. Por este motivo no sabemos cuándo será la designación de una futura fecha de comienzo de audiencia", señaló en redes sociales Mauro, hermano de Rodrigo, quien expresó su "bronca e indignación" por esta situación que retrasa el pedido de justicia por el homicidio.

Castro, de 41 años, está imputado por "robo agravado por uso arma de fuego en grado de tentativa y homicidio criminis causa en grado de tentativa", "robo agravado por uso de arma de fuego en grado de tentativa y homicidio criminis causa" y "robo agravado por uso de arma de fuego".

La familia de Rodrigo estima que hay pruebas contundentes para que Castro sea condenado a prisión perpetua, pero ahora no hay precisiones sobre cómo ni cuándo continuará el juicio oral.

El crimen

Rodrigo Gonzalez.jpg
Rodrigo González tenía 35 años al momento del crimen. El juicio estaba a punto de empezar y fue suspendido.

Rodrigo González tenía 35 años al momento del crimen. El juicio estaba a punto de empezar y fue suspendido.

El 17 de agosto de 2019, la muerte sorprendió a Rodrigo mientras se encontraba celebrando un cumpleaños familiar en una casa de la calle Zuviría al 400, en Temperley. Un delincuente que venía protagonizando un raid delictivo intentó robar una camioneta gris estacionada en la puerta de esa vivienda y efectuó varios disparos al aire. Uno de esos balazos entró por una de las ventanas, impactó en el tórax de González y terminó con su vida pocas horas después.

Al momento de ser asesinado, Rodrigo tenía 35 años, era padre de un nene de 8 y llevaba 20 años en pareja.

Dejá tu comentario