Nacionales | coronavirus | Vacunación | dosis

Coronavirus: por qué se desaceleró el ritmo de vacunación en Argentina

La vacunación contra el coronavirus alcanzó un vigoroso ritmo entre julio y agosto, pero en las últimas semanas sufrió una desaceleración. Por qué ocurrió.

El plan nacional de vacunación contra el coronavirus llegó a superar las 2.5 millones de dosis totales semanales aplicadas en dos semanas de julio y una de agosto. Sin embargo, desde septiembre el ritmo de las aplicaciones se está desacelerando. Durante las últimas dos semanas, las aplicaciones de dosis de vacunas no superaron el 1,7 millón de dosis semanales, según el Monitor Público de Vacunación del Ministerio de Salud de la Nación.

Esa desaceleración en las aplicaciones está relacionada con múltiples razones: hubo demoras en la llegada de segundas dosis de algunas vacunas y existen barreras por la logística de distribución dentro de cada provincia, especialmente en el alcance de áreas rurales.

multimedia.normal.a61223f2bf5aa424.566163756e616369c3b36e20436f76696420417267656e74696e615f6e6f726d616c2e77656270.jpg
La desaceleración de las aplicaciones de vacunas contra el coronavirus también ocurrió en otros países.

La desaceleración de las aplicaciones de vacunas contra el coronavirus también ocurrió en otros países.

Aunque la mayoría aceptó combinar dosis de vacunas diferentes, hay personas que prefieren la segunda dosis elaborada por el mismo laboratorio y aún están esperando la aplicación. También otras personas que minimizan el riesgo de contagiarse el coronavirus y consideran que no necesitan protegerse la vacuna, en este momento en que la segunda ola de la pandemia está en retroceso.

“Argentina está en una situación epidemiológica favorable, pero hay que tener en cuenta que la pandemia no terminó”, comentó a Infobae la doctora Angela Gentile, de la Sociedad Argentina de Pediatría y miembro de la Comisión Nacional de Seguridad en Vacunas.

Teresa Strella, miembro de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn), destacó que “el descenso de casos de coronavirus en el país también colabora la sensación de relajamiento no solo de las medidas de prevención sino en la falsa seguridad de prescindir de la vacunación como una herramienta de control de la pandemia”.

Cabe resaltar que la desaceleración de las aplicaciones de vacunas contra el coronavirus también ocurrió en otros países que iban avanzando rápidamente. En Israel, el 62% de la población tiene el esquema completo. En el caso de Japón, solo alcanzó al 57% de la población, y el 55% en el caso de los Estados Unidos.

Dejá tu comentario