Nacionales | calor | equipos | semana

Aires acondicionados y ola de calor: el sector aprovecha la demanda de la semana infernal

Mientras se vivía la peor ola de calor de los últimos años, vendedores y técnicos de aires acondicionados vivieron su mejor semana de trabajo en mucho tiempo.

Los 42 grados que marcaron los termómetros de la región el viernes 14 de enero pasarán a la historia. Aquella semana de infernal calor no solo formará parte de los registros de meteorólogos, sino que también quedará en el recuerdo de quienes venden y reparan aires acondicionados, donde las llamadas se multiplicaron y el sector atravesó su mejor semana en mucho tiempo.

Los testimonios de los propios trabajadores del sector, recopilados por El Diario Sur, evidencia el fenómeno. “Esa semana de calor hubo un mayor número de ventas tanto en equipos de aire acondicionados como en kits de materiales para instalación. En estas fechas este rubro tiende a subir en ventas de equipos, pero aun así fue notorio el incremento en la ola de calor”, contaron Nicolás Costello y Ángel Arballo, de Clima Sur, y detallaron: “Se vendieron muchos capacitores de equipos de aires acondicionados y protectores de tensión”.

Desde sus oficinas en Canning, el equipo de Clima Sur explicó qué elementos suelen fallar en épocas de calor y cortes de luz: “Hubo mucha venta de protectores de tensión, que sacan de servicio al aparato que se tenga enchufado cuando hay alta o baja tensión y vuelve a habilitarlo cuando está se acomoda, también capacitores de aire, que con los problemas de tensión suelen averiarse, y relays y protectores térmicos de heladera, que actúan como protectores para que no se queme el motor”.

Clima Sur 2.jpg
Clima Sur, local de Canning especializado en equipos de climatización.

Clima Sur, local de Canning especializado en equipos de climatización.

El técnico Leonardo Fabiano, especializado en instalación de aires acondicionados, también fue testigo de la explosión de llamadas. “En esta semana de calor se trabajó muy bien, con 3 o 4 instalaciones por día. Hubo algunas reparaciones vinculadas a los cortes de luz, ya que a veces por la baja tensión se queman los motores o las plaquetas, pero fueron la minoría”, contó Fabiano sobre su intensa actividad. Y agregó: “Cuando no hace calor se trabaja poco. De hecho, esta semana de lluvias estuve cumpliendo con trabajos que no pude hacer la semana anterior”.

“Por lo que pude ver, se vendieron muchos aires acondicionados”, dijo Leonardo Fabiano, quien trabaja principalmente en Ezeiza, San Vicente y Canning, y detalló: “Todas las instalaciones que he hecho en las últimas semanas fueron en un 80% de equipos nuevos que son comprados en estas fechas”.

César Luis Archuvi, técnico.jpg
El técnico César Luis Archuvi, de Monte Grande, aprovechó la semana infernal de calor.

El técnico César Luis Archuvi, de Monte Grande, aprovechó la semana infernal de calor.

Su colega César Luis Archuvi, de Monte Grande, habló sobre el eterno dilema de los aires acondicionados en verano: “Ese es un problema vinculado con la baja tensión. Los aires son equipos monofásicos y a veces están prendidos ocho horas seguidas. Todo está preparado para funcionar en un voltaje de 220 o 240, pero esa tensión acá no existe, es mucho menor”.

“Cuando se habla de fallas relacionadas a los cortes de luz, en realidad hay que saber que la falla se da por la baja tensión previa, que es lo que deriva siempre en los cortes de luz, ya sea porque saltó la térmica de una casa o por el consumo excesivo del barrio”, comentó Archuvi. Y agregó: “Los equipos hoy en día están preparados para los cortes de luz: la plaqueta tiene un temporizador que resetea el equipo cuando se le saca la luz y eso permite que no funcione el compresor en seguida”.

Nicolás Costello y Ángel Arballo, en ese orden, de Clima Sur.jpg
Nicolás Costello y Ángel Arballo, de Clima Sur.

Nicolás Costello y Ángel Arballo, de Clima Sur.

El precio de no sufrir el calor

A pesar del contexto inflacionario que atraviesa el país, los aires acondicionados no variaron demasiado en su cotización. “No hubo un incremento importante en el valor de los equipos en comparación con el año pasado”, contó el técnico César Luis Archuvi, quien se metió de lleno con su actividad: “Cualquier arreglo en un equipo de aire acondicionado vale más de $1.500 y llega hasta los $50.000 si hay que cambiar el compresor. El precio varía según lo que haya que hacerle y las características del aire: cuántas frigorías, qué se rompió y qué tipo de gas usa”. Leonardo Fabiano, su colega de Ezeiza, dio también un aproximado de sus valores: “Los materiales de una instalación básica cuestan alrededor de $7.500 pesos. A eso hay que sumarle la mano de obra: en mi caso yo cobro $5.500”.

Desde Clima Sur, por su parte, también hablaron de números: “Trabajamos mucho con la marca BGH, en sus tres líneas, Cooltime, Silent Air, Inverter y York invertir. El más económico es el línea Cooltime, que ronda los $55.000.

Prohibido no reparar

Los cambios de tensiones, las fallas de fábrica o simplemente el correr de los años hace que los aires acondicionados sufran inconvenientes que son obligatorios de reparar si se quiere evitar el calor. Los trabajadores del sector comentaron a El Diario Sur qué elementos son los que más se suelen dañar. “Los capacitores se rompen con frecuencia dada la tensión de la zona y los cortes. También los gases refrigerantes, debido a pinchadas en las cañerías de cobre en los aires acondicionados”, revelaron desde Clima Sur. En la misma dirección apunta el técnico Leonardo Fabio: “Las cargas de gas son lo que más suele requerir reparación. Los equipos a veces no quedan bien instalados o tienen perdidas de gas”. Por su parte, César Luis Archuvi tiene su propia visión: “Es muy usual que pidan limpieza de filtros. Lo que veo que se está dañando mucho son los capacitores, que se van desgastando y hace que los motores tengan que esforzarse: el aire gira lenta, empieza a levantar temperatura y no enfría”.

Dejá tu comentario