Nacionales | violencia de género | femicidios | Mujeres

Un flagelo que no para: más de 200 mujeres perdieron la vida por violencia de género este año  

Este domingo se conmemora el Día de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, con el objetivo de concientizar sobre este grave fenómeno. La situación en la región y la mirada de una especialista. 

Este domingo 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, a fin de visibilizar estos hechos y contribuir a su prevención y erradicación en todo el mundo. La fecha recuerda el asesinato de las hermanas Mirabal en 1960, tres opositoras a la dictadura de Rafael Trujillo en República Dominicana, que fueron asesinadas hace 63 años.

En cuanto a la situación que se vive en Argentina con respecto al flagelo de la violencia de género, el Observatorio de Femicidios en Argentina “Adriana Marisel Zambrano” informó que al día 31 de agosto de este año, última fecha con registro, se habían producido en todo el país 204 femicidios, 3 trans/travesticidios y 17 femicidios vinculados -tenían una relación afectiva con la mujer y ese fue el motivo del asesinato-.

Cristina Barbosa, docente que trabaja en el acompañamiento de víctimas de violencia de género, especialmente colegas, en el ámbito de Esteban Echeverría, aseguró en diálogo con El Diario Sur que “la violencia en los últimos tiempos viene en aumento, pero en realidad hace poco que existe estadística oficial”. “Otro de los motivos es que las mujeres ya no nos quedamos calladas, ahora, denunciamos, pedimos ayuda, nos reunimos y nos vamos haciendo más fuertes y perdemos el miedo”, detalló Barbosa.

En ese contexto, en la mayoría de los casos las situaciones violentas arrancan de forma sutil y luego van aumentando en su gravedad. “Las víctimas relatan que las primeras señales son invisibles, comentarios sobre la vestimenta, controles sobre horarios, descalificación y subestimación”, especificó la docente. “Es necesario que la mujer violentada se crea que es más débil, se sienta incapaz. Es decir, quede totalmente vulnerable. Entonces, queda a merced de la violencia, atrapada, aislada”, comentó Cristina.

La situación de vulnerabilidad de la víctima es una de las razones que hace que no sea facil para la mujer poder evadirse del contexto de violencia en el que está inmersa. “Es un ciclo vicioso caracterizado por la vulneración, la manipulación y el sometimiento de la víctima que hace que la misma quede siempre en ese lugar, en un estado de revictimización”, definió Barbosa.

Del mismo modo, las herramientas que brinda el Estado para poder salir de ese ciclo tampoco contribuye. “Una docente que fue a ver cómo estaba su causa por violencia de género a un Juzgado de Lomas de Zamora recibió como respuesta que haga borrón y cuenta nueva y que calme su ansiedad”, relató Cristina. Y agregó: “estas son frases que nunca deberían salir de parte de un funcionario de la Justicia, ya que para escapar del círculo de la violencia hay que reconocer la violencia, visibilizarla como violencia: no es algo natural, no es un conflicto personal o un problema de pareja”.

“La violencia machista es un flagelo social y sistemático, se repite una y otra vez, es un delito. No se puede hacer borrón y cuenta nueva. Hay que reconocerla, denunciarla y después erradicarla, sancionando al violento y reparando el daño. Solo de esta manera la víctima puede dejar de serlo”, finalizó Cristina Barbosa.

Qué es la violencia de género

La declaración sobre la violencia contra la mujer, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1993, la define como “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.”

Las diferentes formas en las que se puede manifestar la violencia de género:

  • violencia por un compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio);
  • violencia sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético);
  • trata de seres humanos (esclavitud, explotación sexual);
  • mutilación genital, y
  • matrimonio infantil.

Leé también: Polémica en San Vicente por el ranking de infieles: qué opinan los vecinos

Dejá tu comentario