Miércoles 14 de Noviembre   17:42 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
Ricardo Varela
Editorial

LA MEMORIA, EL REFLEJO DE LA VIDA Y DE LA HISTORIA

La revolución de la tecnología al servicio de la comunicación eliminó fronteras, democratizó el acceso al conocimiento y modificó para siempre la relación de los individuos y el saber.

“Los viejos amores que no están

La ilusión de los que perdieron”

 

Soy de la generación que vivió como ninguna otra los cambios más revolucionarios en la historia de la información y la comunicación. Los chicos y jóvenes de 2018 no imaginan una vida sin smartphones con crédito para navegar. Y esa necesidad de hiperconectividad no se discute en ningún estrato social.

Así ubicamos al otro en tiempo real, nos mostramos en imágenes fijas o animadas en vivo, y compartimos múltiples aspectos de la vida privada que durante siglos le habían dado sentido a esas dos palabras juntas: vida privada.

 

“Todas las promesas que se van

Y los que en cualquier guerra se cayeron”

 

La memoria urbana aún registra en algunas calles presencias obsoletas para los sub 20. Buzones del Correo Argentino y teléfonos públicos se erigen casi como piezas de museo. Es difícil explicarles de las transmisiones televisivas “vía coaxil”, o cómo funcionaban las clavijas de las centrales telefónicas en las cooperativas de los pueblos, o que para mandar una carta a Europa se podía elegir que fuera por barco o avión. 

 

“Cuántos dejarían de ser esclavos

Por el precio de una bomba al mar”

 

La revolución de la tecnología al servicio de la comunicación eliminó fronteras, democratizó el acceso al conocimiento y modificó para siempre la relación de los individuos y el saber. Ya no existen discusiones que no se puedan saldar “googleando” (un nuevo verbo del lenguaje universal). Las grandes bibliotecas de médicos y abogados se reemplazarán más temprano que tarde con aplicaciones para móviles u otros portables que resolverán diagnósticos y tratamientos,  jurisprudencia y sentencia.

 

“Todo está guardado en la memoria

Arma de la vida y de la historia”

 

Todas estas nuevas posibilidades también constituyen un “nuevo hombre”. Que cambió en sus formas de relacionarse con el otro y que corre de atrás, porque los cambios sociales son más lentos de comprobar que las implementaciones de la tecnología. Sin embargo, la sociedad está mediada por las relaciones entre los hombres que la integran, sus logros, miserias, conflictos, crisis y evoluciones. Todo, mientras la transmisión oral (de generación en generación) se reemplazó por el archivo en la nube.

 

“El engaño y la complicidad

De los genocidas que están sueltos”

 

La relación entre la canción de León Gieco y las consecuencias que el tsunami tecnológico/comunicacional produjo entre las nuevas generaciones se me hizo presente esta semana, al recordar los 35 años de las elecciones de 1983. Uno de los slogan elegidos para la celebración del 30 de octubre fue: “Democracia para siempre”. Y de repente me encontré explicándole a mi hijo menor el por qué estos últimos 35 años de democracia en nuestro país constituyen un hito para celebrar.

 

“El poder secreto de las armas

La justicia que mira y no ve”

 

Hablamos de los gobiernos de facto, de los enfrentamientos armados en plena calle, los desparecidos, el miedo, el estado de sitio, la guerra de Malvinas y de Alfonsín. Le conté que su campaña fue la primera en la historia del país que combinó actos multitudinarios con un naciente marketing político. Googleamos al caudillo radical con sus manos juntas al lado de la cabeza y el recordado isologo “RA” que lo emparentaba con la República Argentina como si fueran una sola persona. En la búsqueda del Google encontramos el discurso del 26 de octubre, a sólo 4 días de la elección, cuando se convocaron un millón de personas en la avenida 9 de julio: “Hay dos propuestas, dos ideas, pero un solo pueblo”.

Aquella elección ostenta un récord histórico que probablemente nunca se batirá: votó el 85,61% del padrón. Con más de 7.7 millones de votos (51,75%) el candidato que recitaba el preámbulo de la Constitución para terminar sus discursos había logrado doblegar al peronismo por primera vez en la historia.

 

“La memoria despierta para herir

A los pueblos dormidos

Que no la dejan vivir

Libre como el viento”

 

Hay dos propuestas, dos ideas, pero un sólo pueblo. Si encuentran similitud con nuestra grieta modelo 2018, hacen bien.

El tema es: ¿qué hacemos con eso?

 

Buena semana.

Comentarios