Jueves 18 de Octubre   09:47 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
Ricardo Varela
Editorial

SOBRE VERDES, CELESTES Y BLANCOS

El periodista Ricardo Varela nos trae su visión política sobre los hechos más destacados de los últimos días.

El Fondo Monetario le otorgó a la Argentina un préstamo récord para su controvertida (y recíproca) historia: 50 mil millones de dólares.

Según el ministro Caputo con ésta liquidez se garantiza la gobernabilidad del presidente Macri hasta “diciembre de 2019 y un poco más...”.

Entre las condiciones del crédito está reducir el deficit fiscal a 1,4% en 2019, el actual es 2.7%. En porcentajes no parece algo inalcanzable, sin embargo se trata de 200.000 millones de pesos. Ese es el monto que tiene que reducir el gobierno nacional en sus gastos corrientes el año que viene.

Otro de los compromisos asumidos, y de resultados futuros inciertos, será la no intervención del Banco Central para monitorear el valor del dólar. Esto implicó el retiro el viernes pasado de esa especie de garantía que ofrecía el Banco Central al mercado de 5000 millones de dólares a 25 pesos. El acuerdo establece que el dólar debe fluctuar libremente y las especulaciones acerca del “real” precio del dólar están al orden del día. Es tan cierto que el dólar tocó el viernes un nuevo récord histórico, como que por cada dólar hoy se deben pagar 10 pesos más que hace solo un año...     

En pos de abonar aquello de que “el Fondo cambió, es otro”, el acuerdo incluye su intención de colaborar para que se tomen medidas que “activen integralmente los recursos necesarios para proteger a la población más vulnerable a medida que avancen las reformas económicas, como reducir la inflación que carcome los cimientos de la prosperidad económica de Argentina y recae directamente en los segmentos más vulnerables de la sociedad”. Esto habría sido redactado por el inexistente área de RSE (Responsabilidad Social Empresaria) del FMI...

Por estos días la Argentina es objeto de comparaciones con sí misma y con otros países que recibieron asistencias “stand by” como Portugal o Grecia. El caso griego es el más asemejable: recibieron en 2010 40.000 millones de dólares y firmaron una serie de compromisos que cumplieron a rajatabla. La actualidad económica del país (que ostenta 25 siglos de democracia) no es la mejor. En poco menos de 10 años el PBI cayo 27%, el salario real 40% y la desocupación creció a 22%. “En 2010 nos dijeron que el Fondo era otro, que había cambiado. Que no era el mismo Fondo que había destruido a la Argentina y otros países latinoamericanos en los 90...”, dice hoy el economista y profesor universitario Leónidas Vatikiotis.

El ajuste firmado con el FMI termina con el gradualismo que ensayó el gobierno cuando el 20 de junio próximo se reciban los primeros 15.000 millones de dólares. El plan rige hasta 2020 e implica un recorte del 81% de la obra pública y de un 74% de la plata que le transfiere el gobierno a las provincias; y también que sigan subiendo las tarifas (como consecuencia de los aumentos del dólar y del barril de petróleo).

Desde el gobierno hablan de “sinceramiento”, de “pagar la fiesta kirchnerista” y de “los bolsos de López”. Desde la oposición se jactan de haber advertido como sinónimos: Macri y ajuste. La realidad real la vivimos cada uno de nosotros, nuestras familias y amigos.

Más de una vez publiqué en ésta página “lo que se mide no se discute”. En esta línea quiero destacar que somos también nosotros mismos protagonistas. Anualmente salen del país casi 20.000 millones de dólares en sólo dos conceptos: turismo y compra de autos y autopartes importadas.

La cultura del dólar está profundamente arraigada en los argentinos, para algunos constituye casi una obsesión. Somos el país con más dólares por habitante fuera de los Estados Unidos: más 2000 por habitante según un informe del Tesoro americano...

Menos mal que falta una semana para nuestro debut en el Mundial de Rusia. Allí nos volveremos celeste y blanco.

Buena semana.

Comentarios