Martes 11 de Diciembre   14:02 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
Ricardo Varela
Editorial

SOBRE LA BITÁCORA, LOS LEONES Y LAS MUERTES EVITABLES

La corrupción es un puente entre dos orillas y para que eso suceda son necesarias dos partes.

La semana trajo noticias que generaron cimbronazos inesperados.

Elegí tres para analizar y desarrollar.

Por un lado el caso de “los cuadernos del remisero”; también la tristeza e indignación que provocó la muerte evitable de dos personas en la Escuela Primaria N° 49 Nicolás Avellaneda del barrio San Carlos de la localidad de Moreno; y finalmente la difundida capacitación del nuevo presidente de la estatal Aerolíneas Argentinas.

Sobre los cuadernos se tejen distintas hipótesis que van desde la posibilidad de estar frente a un “Lava Jato argentino” hasta quienes intentan minimizar la bitácora del remisero Centeno, intentando dilucidar por qué lo hacía, o para quién trabajaba. Lo cierto es que por primera vez en la historia de las denuncias de corrupción en la Argentina hay empresarios detenidos. Más aún, uno de esos empresarios fue gerente de IECSA, la empresa familiar que manejaba el primo del presidente de la Nación, Ángelo Calcaterra. 

Siempre afirmé que la corrupción era un puente entre dos orillas, y que para que sucediera eran necesarias dos partes. El conocido como “club de la obra pública” no es nuevo, ni siquiera K. Las empresas que trabajan en la obra pública son básicamente siempre las mismas, acuerdan entre ellas a la hora de presentarse a licitaciones, fijan los “precios de mercado”, y se cartelizan sin ponerse coloradas. También acuerdan los “peajes” que deben pagar para avanzar y cierran filas para que entrar a ese club se convierta en un camino difícil (o imposible) de recorrer. Alguno de los CEOs que llegó al gobierno de la mano del presidente Macri solía reconocer el valor de los empleados públicos (a los que les toca ahora conducir) cuando no habían participado de corrupciones cuando eran ellos mismos quienes estaban “del otro lado del puente”. Así se explica cómo la actual gestión le renovó confianza a algunos empleados muy identificados con el kirchnerismo o con la propia cámpora. “Fulano de Tal es de confianza, yo lo sé porque nunca me quiso agarrar un mango”, se le escucho a un “nuevo” funcionario en relación a un histórico empleado estatal.

Las escuelas de Moreno están de luto. Los docentes están de luto. La educación bonaerense, también. El mal estado de las escuelas públicas en la provincia es alarmante y viene de la mano de otras formas de corrupción. El enorme presupuesto de la Dirección General de Escuelas está destinado casi exclusivamente a pagar sueldos. De las obras menores y el mantenimiento de las escuelas se debe ocupar el Consejo Escolar de cada municipio. Pasa que los Consejos no siempre están a la altura, o ni siquiera están conformados o conducidos por idóneos, o capaces de asumir el rol que les cabe. Si recuerdan las boletas electorales verán que la elección de los consejeros es el último grupo de nombres al pie de la papeleta municipal, luego del intendente, los concejales y sus suplentes. Pocos tenemos en cuenta quienes integran esa lista a la hora de decidir el voto. A eso se suma que las autoridades provinciales suelen intervenir los Concejos (como en el caso de Moreno) para manejar “la caja” de las obras en las escuelas. Este combo termina con escuelas en malas condiciones o sin mantenimiento en las que una directora que intenta arreglar una pérdida de gas, pierde la vida...

Finalmente voy a citar textualmente al nuevo presidente de Aerolíneas, Luis Malvido, que disertaba en una capacitación dónde se permitió “ser franco, total acá somos pocos”, (¿sin saber que estaba siendo filmado?). Hablaba de lo que había que hacer a la hora de tomar a cargo una empresa: "...en la naturaleza ocurre esto: cuando un león joven le gana al león macho lo primero que hace es matar a toda la cría, y en las empresas eso también pasa. Porque si no pasa, explota; siempre habrá conspiraciones por detrás que harán que la historia se caiga", declaró.Y tuvo otras frases muy polémicas como: "Me tenía que asegurar de que esa gente me iba a seguir, y que iba a seguir la historia que teníamos que crear juntos. Muchas veces me tocó decidir quién iba a seguir conmigo y quién no, y no me importaba tanto si era el más capaz o el menos capaz. El más capaz si no está comprometido y no sigue, desaparece".

Brindo por seguir eligiendo a los más capaces (siempre!). Ellos son los que me obligan a ser mejor, para convencerlos que me sigan. Sobre el concepto de Malvido “desaparece”, no me voy a explayar.

Buena semana.

Comentarios