Editorial

Los primeros gestos del Presidente Fernández para cerrar la grieta

Fernández se esfuerza por protagonizar gestos para cimentar la grieta. Comenzaron a gestarse simbolismos que podrían avizorar un futuro distinto.
domingo, 15 de diciembre de 2019 · 08:00

Habemus nuevos gobiernos nacional y provincial. Esta semana se produjo la asunción de los gobernantes electos, pero dos días antes del martes 10 comenzaron a gestarse una serie de simbolismos que podrían avizorar un futuro distinto.

El primero se dio en Luján el domingo último, con un abrazo entre Mauricio Macri y Alberto Fernández que fue leído como respuesta y gesto político a la unidad pedida por la Iglesia (¿y el Papa Francisco?). A la convocatoria, que perseguía terminar con “tantos desencuentros y peleas”, acudieron los principales dirigentes del gobierno macrista que salía y del que asumió el 10 de diciembre. Los funcionarios y dirigentes que escuchaban la misa no intercambiaron más que saludos formales hasta que llegó el momento en que el arzobispo de Luján invocó al abrazo de la paz. Ese fue el momento culmine de la misa histórica: Fernández y Macri se fundieron en un largo y sentido abrazo y después cada uno saludó a los ministros y secretarios de los sectores oponentes. Aunque los ministros entrantes y salientes se cruzaron deseos de paz, todos registraron tres ausencias de peso: Cristina Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal.

Sin embargo, Alberto Fernández siguió con esos gestos cuando llegó al Congreso Nacional para asumir como Presidente de la Nación manejando su propio auto, y también cuando llevó la silla de ruedas con la ex vicepresidente Gabriela Michetti hasta el propio recinto. Nada casual, ni espontáneo. El presidente Fernández se esfuerza por protagonizar gestos para cimentar la grieta. En el otro rincón, Cristina ejecutaba su plan “desplante” y se aseguraba que a nadie le quedaran dudas que con ella no habría ni abrazos, ni sonrisas de ocasión.

Mientras tanto, la inflación de noviembre escaló un 4,3% con respecto al mes anterior según informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). De manera que la suba interanual es del 52,1%, mientras que en lo que va del año acumuló un aumento del 48,3%. Las expectativas de los anuncios del equipo económico tuvieron una primera señal del flamante ministro Martín Guzmán que dijo que saldría por ley el aumento especial para jubilaciones y los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo. También adelantó que será parte de un proyecto más extenso que se enviará al Congreso y que se incluiría una mejora directa para los salarios más bajos. Guzmán habló de “una muy profunda crisis económica”, confirmó que ya negocia la deuda con el FMI y que “no hay margen para hacer más ajuste fiscal”. Todo sucedía mientras se conocía que luego de un año donde cerró tres plantas en el interior del país (Mar del Plata, San Luis y Córdoba) y de una serie de despidos en su fábrica histórica en Caseros, la empresa Zanella empezaba a rematar sus bienes. Diarios provinciales publicaron avisos de remate que van desde 410 motos Zanella y 1.330 cascos, hasta siete camiones marca Iveco, 69 vehículos (Fiat Palio y Citroën C5) y dos semirremolques. Los avisos también incluyen grupos electrógenos, scooters y otros utilitarios...

Últimas dos “perlitas” de la semana:

1) Luego de la polémica surgida con el secretario de Salud durante el gobierno de Cambiemos, Adolfo Rubinstein, en su segundo día de gestión el nuevo titular de la cartera (que volvió a tener rango de Ministerio), Ginés González García, anunció el nuevo protocolo para el aborto no punible. “Ha sido actualizado y va a seguir siendo actualizado por dos razones centrales. Por un lado las modificaciones que ocurren en la legislación de nuestro país (en el Código Civil de 2015 se incluyeron derechos que no estaban en el protocolo anterior); y por otro por la evolución del procedimiento que hace que se modifiquen cuestiones científicas, la medicación que se utiliza, y que usando cánones internacionales está puesto en este nuevo protocolo”, afirmó el ministro antes de cerrar con un contundente: “vamos a ser un ministerio verde”.

2) El gobernador Axel Kicillof apeló al concepto de "lawfare" (guerra judicial para desestimar los procesamientos que pesan sobre dos exfuncionarios de Cristina Kirchner) para nombrarlos en su gabinete. Lo particular es que hizo por escrito y a través de dos decretos. Se trata de su ministro de Salud, Daniel Gollán, quien se encuentra procesado y fue enviado a juicio oral por las irregularidades en el Plan Qunita (acusado de fraude en perjuicio de la administración pública) y del titular de ARBA (agencia de recaudación bonaerense): Cristian Girard, que se encuentra procesado en la causa del dólar futuro. En los decretos (que generan jurisprudencia), el titular del Poder Ejecutivo provincial justificó los nombramientos al interpretar que, en ambos casos, sus nuevos funcionarios fueron injustamente perseguidos por el Poder Judicial.

Buena semana.

Comentarios