Columnista | Columa | Mónica Dreyer | liderazgo

Tips para el enojo 

Por Mónica Dreyer.

La columna pasada comprendimos por qué nos enojamos. “Se nos salta la térmica”, como suele llamarse. Podes consultar la columna anterior y ver algunos tips en mi Instagram @dreyer.monica. Hoy vamos a ver más herramientas. Vimos que cuando nos enojamos respondemos con nuestro cerebro mamífero pero también gracias al mismo es responsable de la supervivencia. Y necesitamos unos segundo para que conecte con el cerebro ejecutivo que es el inteligente, el que piensa y a la bronca le dice “pará, calmate que si te desquitás diciendo todo lo que pensás, puede haber consecuencias”, y es así porque las palabras no se borran así nomás. Cuando herimos u ofendemos es como si le pegáramos a un vidrio y se astillara. Aunque traigamos la gotita nunca va a quedar transparente el vidrio. Sabiendo que respondemos instintivamente vamos a ver algunos tips.

- Respirar lentamente. Concentrándose en la respiración. Pero inhalando despacio, reteniendo y exhalando aún más lento porque sino hiperventilamos y sólo te vas a marear y no tranquilizar. Una manera sería respirar en 5 tiempos, retener en 5 y largar el aire en 9 tiempos.

- Técnica del mail. Cuando se recibe un mail que te despierta una fuerte emoción negativa, la idea es escribir y descargarte todo lo que quieras. Ahhh te vas a sentir súper aliviado. Pero… ¡Prohibido enviarlo! Lo guardas en borrador y no antes de las 2 horas o mejor mañana, lo volvés a leer ya con la cabeza fría. Y vas eligiendo que las palabras no sean adjetivos sino hechos. Que las palabras no sean ofensivas. Que las palabras no tengan carga emocional. Y al final a veces cuando uno pule, filtra, saca… termina… ¡Maaa no lo envío y listo!

- Ducha caliente. Eso alivia la tensión, saca las cargas negativas.

Cuando nos enojamos estamos más conectados con la emoción que con la otra persona. Por eso es importante saber parar, pensar con nuestro cerebro ejecutivo y se recomienda ser duro con el problema pero no con la persona.

Leé también: La euforia del Mundial ya copó la región: ilusión celeste y blanca, viajes y ventas

Te puede interesar

Dejá tu comentario