Nacionales | Ropa | aumento | inflación

Aumentos en la ropa: la inflación del rubro textil escaló a tres cifras en los últimos 12 meses

Empresarios y emprendedores del sector explican las causas de la suba de precios de la indumentaria, que acumula una inflación interanual del 109%. Las estrategias de la gente para ahorrar.

Los últimos datos aportados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) indicaron que el sector de la indumentaria fue el que mayor incremento de precios tuvo en el pasado mes de agosto, haciendo incluso que el rubro de “Prendas de vestir y calzado” registrara aumentos del 109% en la inflación interanual.

El aumento de precios es una constante con la que ya conviven los involucrados en el sector, tanto en grandes empresas como en vendedores particular. En ese sentido, el empresario textil Thedy Adjemian sugirió que, de hecho, hay dos clases de incrementos.

Rubro textil.webp

“Hay PyMES que se ajustan a la inflación real del país, y muchas veces por debajo. Algunas empresas que saben que son cuasi monopólicas están aumentando de manera drástica. En mi rubro sucede mucho en lo que es calzado de trabajo o en telas que son exclusivas”, dijo el empresario. Y detalló: “Eso es por especulación o porque quieren ganar más plata. Muchas empresas grandes aumentan porque el año pasado no llegaron a los objetivos de ganancia que tenían. Cuando el dólar blue se disparó este año, todos aumentaron. Cuando descendió, nadie bajó”.

Según Adjemian, “estas empresas también se aferran a que la demanda les crece pese a los aumentos”, ya que “venden productos muy particulares, que saben que pocos lo tienen, y la gente lo paga”. Ante esa ventaja, “a veces incluso cobran adelantado por un producto que no tienen, lo entregan a los 30 o 40 días y, cuando llega, ajustan el precio para que el cliente pague la diferencia”. Desde su visión, los aumentos entre pequeñas y grandes empresas son totalmente distintos: “En las empresas que venden productos diferenciados llegaron a aumentar cada diez o quince días. Antes era una vez por mes. Luego, por la incertidumbre, lo hicieron cada quince días. Las PyMES, en cambio, llegan a aumentar entre 30 y 45 días, y con aumentos no tan grandes”.

Ropa municipios.jpg

Araceli González es una de las vendedoras particulares que conoce desde adentro la cuestión. La joven que vende ropa que compra en el barrio porteño de Flores desde su emprendimiento llamado “Constelación” tuvo dos etapas en el rubro que le permitieron evidenciar la problemática. “Empecé a vender ropa en el 2016 con la misma metodología que uso hoy en día: tomo pedidos a través de catálogos que pongo en las redes sociales, los retiro y se los llevo a las clientas. Durante esos años viví muy bien con la venta de ropa e incluso me compré un auto. Tuve que cerrar por la pandemia y este 2023 volví al negocio. La diferencia entre esos años y ahora es total”, contó González a El Diario Sur. Y detalló: “En 2019, supongamos, iba con $7.000 y me traía alrededor de 16 prendas. Hoy en día, para traer esa misma cantidad, tengo que ir con $60.000”.

Thedy Adjemian.webp

La diferencia de precios de las tiendas online

Araceli González vende ropa a partir de lo que promociona en sus redes sociales. Bajo el contexto económico, lo que podría ser una desventaja por no contar con vidriera se transformó en una oportunidad: “Los precios que manejo no son comparables a lo que se encuentran en un local céntrica. Hace poco vendí un blazer a $4.000 y una clienta me contó que en Monte Grande vendían exactamente el mismo a $18.000. Algunos compran en Flores también y terminan vendiendo más caro para pagar el alquiler, los servicios o empleados”.

Araceli González.jpeg

Dejá tu comentario