Pte Perón | Guernica | enfermera | hospital Cecilia Grierson

Adiós a una enfermera emblemática de Guernica que murió de coronavirus

"Blanquita" trabajó en el Hospital Cecilia Grierson de Guernica desde su fundación. Emotiva despedida de sus compañeros.

Después de contagiarse de coronavirus y luchar contra un enfisema pulmonar, la emblemática enfermera del Hospital Cecilia Grierson de Guernica Blanca del Valle Gómez murió este martes a los 72 años. Era vecina de Glew y había trabajado en el centro de salud de Presidente Perón desde que se fundó. Su fallecimiento causó un profundo dolor entre sus familiares, pacientes y compañeros, que le hicieron este miércoles una emotiva despedida.

Blanca, mejor conocida como “Blanquita”, trabajó en su juventud como personal de limpieza en un sanatorio de Capital Federal. Luego de ver de cerca el oficio de enfermera decidió dedicarse al cuidado sanitario tras haber criado cinco hijos.

Tras completar sus estudios en la Cruz Roja y perfeccionarse en la Universidad Nacional de Lanús, Blanca entró al Hospital Grierson desde el año de su inauguración, en 1997. En toda esa vida por los pasillos del centro de salud, con su entrega y carisma, dejó una huella profunda entre sus compañeros.

“Sonrisa, consuelo y cinco minutos de escucha” era su fórmula mágica para ejercer la profesión. Ese fue el mensaje que le dio a sus hijos David y Abigail Ríos, quienes siguieron con el legado de su madre a través del ejercicio de la enfermería. “En el hospital se viven muchas realidades muy duras y tener esa sensibilidad era un don especial”, agregó Abigail en conversación con El Diario Sur.

blanca guernica.jpeg
La enfermera Blanca del Valle Gomez junto a sus compañeros en el Hospital Cecilia Grierson de Guernica.

La enfermera Blanca del Valle Gomez junto a sus compañeros en el Hospital Cecilia Grierson de Guernica.

Nació en Tucumán y vivió desde muy joven en Longchamps y Glew. Aun así, en Guernica la recuerdan como una vecina más por el cariño que le tenían. Dentro del Hospital mantenía complicidad con todos: desde el personal de limpieza hasta los jefes.

En marzo, con el comienzo de la pandemia, debió tomar una licencia ya que su condición respiratoria y su edad de riesgo la imposibilitaron de seguir trabajando. El 22 de septiembre advirtió algunos síntomas de coronavirus y en los días siguientes entró internada al lugar donde siempre trabajó.

Aún en terapia, su trabajo en el Grierson continuó: el directorio consiguió instalar en el Hospital una cánula de alto flujo, un sistema de tratamiento menos invasivo para el coronavirus que sólo estaba disponible en los centros de salud con tecnología más avanzada. Ante el fallecimiento de Blanquita, el Hospital se comprometió a instalar seis dispositivos más para el tratamiento de pacientes con Covid-19.

Sus hijos harán realidad el deseo de Blanca de ser cremada y que sus cenizas recorran los pasillos del Hospital Grierson por última vez, para luego ser esparcido en las sierras de Córdoba. Este miércoles, el cortejo fúnebre pasó por la puerta del centro de salud, y se llevó un aplauso eterno del personal.

Dejá tu comentario