Editorial

Hora Cero

Hora cero de una nueva etapa para el país. Asumió un nuevo gobierno y eso siempre genera la expectativa de cambios positivos.
domingo, 13 de diciembre de 2015 · 11:05

Macri hizo hincapié en la construcción a partir del diálogo y sus principales referentes políticos, y de gestión, se ocuparon en mostrar diferencias "de forma" con el gobierno kirchnerista que se fue. 

Cristina Fernández eligió hacerlo de una manera poco feliz. Los 8 años que gobernó no merecían la situación del traspaso. Ofreciendo argumentos endebles, poco creíbles y hasta infantiles, no estuvo a la altura y generó un nuevo caso insólito para nuestra vida institucional. Este viernes leí una nota titulada: "Con Pinedo me compré mi primer 0km". Se trata de un diario mendocino que buscó, mitad en broma, a un empleado judicial del 25 años que retiró su primer auto 0km durante "las horas" que "gobernó" el senador nacional Federico Pinedo. El caso es que la otra mitad del artículo periodístico fue "en serio", y como chiste es bueno, pero el fondo de la cuestión da profunda tristeza.

No era necesaria la actitud de la presidente saliente y así lo entendieron los principales dirigentes de la ahora oposición, que acompañaron la asunción de Mauricio Macri y sus flamantes funcionarios. Del exterior próximo solo faltó Nicolás Maduro, algo que no sorprendió a nadie luego que Macri hablara de la exclusión de Venezuela del Mercosur. El resto dijo presente, habló de integración y cooperación, de mirada estratégica para la región, de producción y trabajo. En fin, preceptos del interés común que supera las banderías políticas y los números de las boletas electorales.

Macri ganó por menos de tres puntos y parece entender muy bien que significa esa lectura de las urnas a la hora de gestionar para gobernar. Tiene que enarbolar la bandera del cambio propuesto y, a la vez, registrar a la mitad del país que no lo votó. Por ahí viene, intuyo, su repetido anuncio de "construcción dialoguista".

Como gente de bien sólo cabe querer que al presiente Macri le vaya muy bien. Aún a sus hipotéticos adversarios, sean anteriores o futuros. Hay distintas rutas para llegar al Everest. El tema es llegar. Y que lleguen todos los expedicionarios. Y en buen estado general (físico, alimenticio, formativo, en valores, etc.). El capitán de la expedición 2015-2019 será Mauricio Macri y todos debiéramos llegar a la cima.

Brindo porque en esta expedición 2015-2019 no haya lugar para nuevos periodismos militantes, ni domingueros "fuck you". Así podremos hacer periodismo sin el pecado original, y sin ser puestos de un lado u otro.

La "nueva política" no da espacios para "nuevas soberbias" de los otrora perdedores. La canción de los uruguayos del Cuarteto de Nos dice: "ya tiré piedras y escupitajos, al lugar donde ahora trabajo...".

Buena semana.

Comentarios