Editorial

Cinco fotos cinco

Clarín pasó de los apremios económicos a los que lo "sometió" el gobierno de Cristina a comprar la telefonía de Nextel (DNU 267/16), y así preparase para el cuádruple play (telefonía, televisión, Internet y celulares).
domingo, 31 de enero de 2016 · 08:02

Parece que los nuevos vientos políticos florecen en crecimiento empresario al mayor grupo ecónomico vinculado a medios de comunicación del país... 

Obama y Lousteau, revival del "cambia todo cambia". Hace menos de año el joven economista criticaba sin miramientos la gestión macrista en la Ciudad. Luego enfrentó al delfín del líder del PRO, Horacio Rodríguez Larreta, en un balotaje con resultado para el infarto. El oficialista ganó por escasos tres puntos cuando a priori se pensaba que arrasaría. Solo ocho meses más tarde, Lousteau posa con el presidente Obama en la Casa Blanca como nuevo embajador argentino en los Estados Unidos. La movida ajedrecística del presidente Macri le permite ahora a Larreta gobernar sin oposición en la Ciudad, al tiempo que alinea una nueva mayoría propia en la Legislatura porteña. Business are business.

Algo había adelantado la semana pasada en esta página sobre el pacto político Macri/Massa. En sólo una semana ese pacto no sólo se confirmó sino que se solidificó con el nuevo ingreso de dirgentes del tigrense a los gabinetes nacional y provincial. Todo esto sin olvidar que el propio presidente lo postuló en la mismísima Davos para presidir el Partido Justicialista.

Durante la semana también se confirmaron los aumentos en los servicios públicos a partir del lunes próximo. Independientemente de la cantidad de pizzas que los aumentos signifiquen (Prat Gay dixit), la economía familiar se verá afectada con incrementos de hasta un 300% y la mensualización de las facturas.

Apareció el panadero más famoso y dijo "sé que algún día me van a perdonar y voy a poder volver a la cancha". Se trata del tristemente célebre Adrián Napolitano que "gaseó" a los jugadores de River en la Bombonera. Valen algunos porqués. ¿Por qué este muchacho no fue detenido? ¿Por qué no tiene ninguna causa penal en su contra? A esta altura de las cosas, nadie se cree que el panadero sea un "loco suelto" que decidió entrar a la cancha con gas pimienta y todo un mecanismo para amedrentar al clasico rival. Mientras tanto, los dirigentes parecen miran para otro lado.

Buena semana.

Galería de fotos

Comentarios