Editorial

TODOS DADOS VUELTA

¿Le alcanzará a Macri para darlo vuelta? Parece muy difícil, aunque ésta especie de gira de despedida aplacará el sabor amargo que dejan las derrotas. Otros que andan dando vueltas son algunos medios y periodistas que apoyaron abiertamente la gestión macrista y ahora buscan despegarse.
domingo, 13 de octubre de 2019 · 09:00

Mientras la campaña oficial del presidente Macri anda dando vueltas por el país sin nuevos anuncios, Alberto Fernández elige mostrarse de reunión en reunión.

Paradójicamente los roles se invirtieron.

La gira del “sí, se puede” es producto de una búsqueda de comunicación efectista y populista y el mejor ejemplo de ellos es Macri dando vueltas sobre su eje sobre un escenario o besando el pie su “nueva cenicienta” (que sorprendió a propios y extraños): “tenía hechicera (en relación Juliana Aguada) y ahora tengo a Cenicienta”. Hay que ver para dar crédito...

Las “propuestas para una nueva etapa” que lanzó como manotazo de ahogado, también son populismo puro y duro. De repente el ajuste que vino sosteniendo el gobierno nacional en sintonía con los compromisos que acordó en 2018 con el Fondo Monetario Internacional, se diluyó. Las medidas de tipo fiscal anunciadas tras las PASO tienen un costo de más de $120.000 millones producto de una menor recaudación por un lado y asumir mayores gastos por otro. Lo que buscan es beneficiar a la clase media. La Oficina de Presupuesto del Congreso Nacional calculó que el costo de recaudación será de $86.892 millones. Además estimaron que Nación absorberá el 45,5% de esa menor recaudación, mientras que las provincias el restante 54,5%. La medida de mayor impacto es la devolución y menor recaudación del Impuesto a las Ganancias por el aumento retroactivo del 20% del Mínimo no Imponible y las Deducciones Especiales. Paradójicamente se trata de una decisión que beneficia más a los empleados de mayor poder adquisitivo.

Este jueves el guiño oficial llegó a las obras sociales sindicales. “Es una medida para aliviar el peso que tienen las obras sociales con la inflación y para poder cubrir también los agujeros financieros en un momento delicado del país”, aseguró un vocero de la Superintendencia de Salud, que depende del Ministerio que conduce Stanley. De esta manera, el Gobierno transferirá $3.000 millones de salvataje a las obras sociales durante lo que queda de octubre y también en noviembre y diciembre.

“Abrir el grifo para llevar alivio”, se llama la obra. ¿Le alcanzará a Macri para darlo vuelta? Parece muy difícil, aunque ésta especie de gira de despedida aplacará el sabor amargo que dejan las derrotas. Macri recibe muestras de genuino afecto y eso, a esta altura de su malograda presidencia, es un mimo al alma.

Por el lado del Frente Todos se viven tiempos de especulaciones y definiciones. La agenda de Alberto Fernández es la de un presidente electo en tiempos de transición. Si bien repiten que la elección no está definida, trabajan para diseñar las primeras medidas de gestión después del 10 de diciembre, armando equipos, evaluando proyectos y estudiando escenarios. Cerca de Fernández están preocupados. Saben que se les vienen tiempos difíciles y que debieran equivocarse lo menos posible de entrada. El tiempo de gracia que tienen los elegidos se fue recortando cada vez que los niveles de “paciencia” y crédito fueron defraudados (recordar los últimos: “segundo semestre”, “brotes verdes”, etc.). Todo esto dependerá de cual sea el resultado electoral. Si se abre la brecha de los 15 puntos de las PASO (como sostienen todos los encuestadores), el nuevo gobierno tendrá algo más de crédito aunque no signifique un cheque en blanco.

Otros que andan dando vueltas son algunos medios y periodistas que apoyaron abiertamente la gestión macrista y ahora buscan despegarse. Se trata de un giro repentino y completamente inverosímil post paso que interpela la ética y dignidad profesional.

Eduardo Feinmann, sacaba pecho cuando era noticia por el juicio que le entabló con a la ex presidenta, y dice ahora: “...hay más de 15 puntos de diferencia entre los Fernández y Macri. Que no vio nadie hasta las PASO y motivó una tremenda piña para el Gobierno. Tremenda paliza recibió. En las PASO hubo un profundo voto bronca inapelable y definitivo, el país era amarillo pero se volvió celeste porque Macri dejó de ser competitivo". Luis Majul viene de autocrítica en autocrítica. A la hora de evaluar su performace profesional argumenta: "No llegué a dimensionar en toda su envergadura e intensidad el daño que el ajuste, los tarifazos y la política económica le terminó haciendo a vastos sectores de la clase media y a los más pobres. No investigué lo necesario en materia política y económica. Preferí poner los ojos en la megacorrupción de Cristina y los amigos del poder y minimicé el daño, el dolor y la necesidad de mucha gente".  Algunos lo llaman “recalculando”, otros “panquequeando”.

Así las cosas la foto de hoy muestra a Macri haciendo populismo kirchnerista en distintas plazas públicas del país, a Alberto Fernández rodeándose de los círculos rojos propios del macrismo de otrora, y varios comunicadores que pelean con sus propios archivos...

Todos dados vuelta.

Buena semana.

Comentarios