Editorial

Así, no se puede

El aumento de la inflación acumula el 37,7% en lo que va del año. A nivel mundial, de 189 países, tan sólo 17 tendrían en el 2019 un aumento en los precios al consumidor de dos dígitos. Lejos de aquellos deseos de “pobreza cero”, el Indec informó que el número de personas por debajo de la línea de pobreza creció al 35,4%
domingo, 20 de octubre de 2019 · 08:00

El Instituto de Estadística y Censos publicó esta semana el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de septiembre y el número llegó al 5,9%, luego de la devaluación que siguió a las PASO. Con esta cifra, el aumento de la inflación acumula el 37,7% en lo que va del año. En el concierto mundial de 189 países, tan sólo 17 tendrían en el 2019 un aumento en los precios al consumidor de dos dígitos (uno de cada diez). En el mundo la inflación ha dejado de ser un problema, las pocas excepciones a la regla la conforman Venezuela (en medio de un proceso hiperinflacionario), seguida por Zimbabue (183%) y tercera la Argentina (con un 57% proyectado).

Más reducido aún es el grupo de países que sufrirán recesión en 2019: solo 14. Aquí la Argentina ocupa el séptimo lugar, con una caída de 3,1%. Solo superada por la economía venezolana, Libia e Irán con retrocesos de casi 20% y 10%, respectivamente, Zimbabue, Nicaragua y Guinea Ecuatorial.

En su primer discurso de apertura de sesiones ordinarias en marzo de 2016 Macri había sentenciado: “La inflación es perversa. Destruye no solo el poder adquisitivo de los más débiles sino que destruye la confianza y la previsibilidad, promoviendo la especulación y la falta de información”. Tres años y pico después la inflación es una realidad perversa, que destruyó todo lo que anticipó Macri, pero también la moral y la esperanza de los ciudadanos.

Mientras sigue de gira gritando que se puede, no para de meter la pata. Le pasó con una abuela a la que quiso usar en su pelea con Alberto Fernández que lo “sorprendió” por no tener celular; y cuando le preguntó a un chico de unos diez años qué iba a contestar cuando dentro de muchos años sus hijos le preguntaran dónde estaba en octubre de 2019. La respuesta esperada era: “Estaba haciendo historia o haciendo Patria”, pero el pibe dijo al micrófono en cadena oficial: “estaba en el baño”. En la ciudad chaqueña de Roque Saenz Peña el Presidente invitó a los presentes a gritar fuerte para que se enteren todos los correntinos (a más de 180 km de distancia). Párrafo aparte la frase por la que Cristina Fernández lo tildó nuevamente de “machirulo”: “...lamentablemente, el anterior gobierno kirchnerista despilfarrando las reservas del Banco Central, los ahorros y las reservas de gas y de petróleo, hizo como el populismo: hipoteca el futuro para vivir el presente. Y después, cuando se acaba, se acaba […] Es como le das las administración de tu casa a tu mujer, y tu mujer en vez de haber pagado las cuentas usó la tarjeta. Usó la tarjeta, usó la tarjeta y un día te vienen a hipotecar la casa”.

Otra estadística publicada esta semana tiene que ver con los índices de pobreza. “Cuando hablamos de pobreza cero no hablamos de un día para otro”, había dicho Macri al asumir mientras que pidió ser juzgado por el crecimiento o decrecimiento de ese índice. Lejos de aquellos deseos de “pobreza cero”, el Indec informó que en el primer semestre de 2019 el número de personas por debajo de la línea de pobreza creció al 35,4%, frente al 27,3% del mismo período de 2018. La cifra representa unos 15,9 millones de personas en todo el país (cerca de 3,8 millones más que el año anterior) cuyos ingresos no alcanzan para cubrir los servicios básicos. En tanto, la indigencia (las personas que no tienen ingresos suficientes para hacer frente a las necesidades alimenticias) trepó al 7,7%, frente al 4,9% del mismo período de 2018.

Para terminar con las estadísticas comparto las presentadas en el Coloquio de IDEA de Mar del Plata. Los números son contundentes a la hora de mostrar el deterioro de la actividad económica y empresaria según el proceso de 240 encuestas de los principales empresarios del país: para el 82% de los hombres de negocios la economía empeoró; el 52% sostiene que la situación está "mucho peor" y para el 30% "moderadamente peor". Los factores más negativos se anclaron en la inestabilidad política, los errores en el plan económico, la inflación, la incertidumbre, la devaluación post PASO y la caída de la actividad. Y respecto de a qué atribuyen los problemas de la situación argentina, el 70% dijo que al déficit fiscal, el 45% mencionó la confianza y el solo 34% la falta de acuerdos entre las distintas fuerzas políticas. En consecuencia los empresarios sostienen el viejo axioma: “es la economía, estúpido”.

Buena semana.

Comentarios