Opinión

Ver los defectos en lugar de las virtudes

La licenciada Mónica Dreyer nos trae su columna semanal de opinión: "Ver los defectos en lugar de las virtudes"
domingo, 10 de noviembre de 2019 · 07:00

Es más fácil que veamos una situación problemática o un defecto en una persona en lugar de valorar el aspecto positivo. Cuando un hijo hace algo mal en lugar de apreciar sus virtudes. Cuando un empleado se equivoca o se olvida alguna actividad en lugar de ver toda la tarea que realiza adecuadamente durante el día.  ¡Parecería que eso malo toma una dimensión mayor! Esto se debe al funcionamiento del cerebro.  

La supervivencia se logra estando atentos al peligro. En la época prehistórica, cuando venía el león para sobrevivir el mecanismo era de ataque o fuga. Gracias a ese mecanismo de alerta es que estamos hoy aquí, sin embargo es importante desarrollar lo que se denomina “Apreciatividad” que es la posibilidad de reencuadrar y ver lo positivo de las personas y situaciones.  ¿Y para qué es útil la apreciatividad?  

Como psicóloga, los padres consultan en relación al comportamiento de un hijo y los observo focalizados en el problema, no registrando aspectos positivos de su hijo. Eso colabora en erosionar la relación y la autoestima del hijo.  También trabajo como consultora y coach en empresas y observo entre jefe y colaborador o entre los mismos compañeros de trabajo una tendencia a focalizarse en lo malo de sus comportamientos o rendimiento. Si ponemos el foco en lo malo, crece lo malo. Si colocamos el foco en lo bueno, crece lo bueno. 

Para desarrollar esta parte del cerebro (que no la tenemos por naturaleza)  se recomienda un ejercicio que se llama 3 x 1. Ante una cosa negativa que veamos en nuestros hijos, colaboradores o jefe, los invito a ver 3 cosas positivas. Al principio cuesta …”Pero cómo le voy a ver esto bueno a mi hijo que hace tal cosa…..” sin embargo algo pasa y la realidad nos comienza a devolver otra imagen. Y si se lo decimos, estamos colaborando en aumentar su autoestima y mejorar la relación. ¡Los invito a probar aunque cueste! 

Comentarios