Columnista |

Actuar para vivir (dice la canción)

Distintos miembros de Cambiemos empiezan a vislumbrar futuros bien diferentes. El plan del presidente Macri es convertirse en un jugador profesional de Bridge y María Eugenia Vidal dice: “No quisiera vivir de la política; estoy buscando trabajo”.

Es singular como distintos miembros de Cambiemos empiezan a vislumbrar futuros bien distintos (tanto personales como el políticos en los espacios que representan/representaban).

Los principales socios fundadores, Macri y Carrió, ya anunciaron caminos en los que difícilmente vuelvan a encontrarse. Se supo que el plan del presidente Macri es convertirse en un jugador profesional de Bridge, para lo que ya contrató a un renombrado profesor. Su objetivo es viajar por el circuito internacional de la competencia. El debut del futuro ex presidente sería el 20 de Febrero de 2020 en Londres, donde tendrá lugar el Keep Bridge Alive Pro AM Tournament organizado por la WBF (World Bridge Federation). Tal vez soy de otra época, pero recuerdo con claridad cuando los ex presidentes eran reconocidos como profesores Honoris Causa de universidades internacionales y vivían dando conferencias alrededor del mundo compartiendo una experiencia poco común, la de gobernar un país. Por otro lado, Elisa Carrió adelantó su retiro de la politica activa al renunciar desde marzo 2020 a su banca de diputada nacional. Igualmente a Lila hay que darle (siempre, siempre, siempre, siempre) el beneficio de la duda...

En rol de autocritica esta semana sonaron dos voces disidentes del otrora oficialismo, en vías de oposición (¿constructiva?). Nicolás Massot volvió a marcar diferencias con Carrió y Marcos Peña e hizo un llamado (a la nueva oposición) para que se otorgue "el beneficio de la duda" en el inicio del gobierno de Alberto Fernandez. Al respecto, el diputado de Cambiemos aseguró que "en los últimos años hemos probado de todo, lo único que no probamos fue la unidad nacional y por eso pedimos racionalidad en el debate, el beneficio de la duda en el inicio del nuevo gobierno, no tomar una actitud que criticamos cuando nos tocó llegar: esa idea de que cuanto peor, mejor", dijo Massot. Otro diputado nacional del PRO, Daniel Lipovetzky, sugirió que la decisión de Maurcio Macri de agitar la grieta provocó el rechazo social y los llevó a la derrota. “Los dos gobiernos (el nacional y el bonaerense) sostuvieron la polarización como estrategia electoral. Eso trae como correlato una sociedad muy dividida. Y ambos perdieron la elección producto de esa estrategia equivocada creo que los extremos son equivocados. Sirve más sumar desde diferentes sectores que abroquelarte o posicionarte en un sector determinado. Eso es lo que pasó en los últimos tiempos y yo no coincido con esa línea”, explicó el legislador, que estará en la Provincia de Buenos Aires en 2020.

“No quisiera vivir de la política; estoy buscando trabajo”, dice (a quien quiera oír) María Eugenia Vidal. Por un lado estigmatiza a quienes eligen hacer de su recorrido profesional una carrera estatal y por otro lado miente. Desde 1990 una jovencísima María Eugenia (19 años) pasó por el ANSES; luego el Ministerio de Desarrollo Social de Palito Ortega en Tucumán; más tarde llegó al PAMI con la Alianza de De la Rúa presidente; luego a la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires desde 2003 hasta que fue elegido Macri como Jefe de Gobierno porteño (diciembre de 2007); luego fue secretaria de Desarrollo Social de la Ciudad de Buenos Aires; cuatro años más tarde; vicejefa de Gobierno y los últimos cuatro años gobernadora de la Provincia de Buenos Aires.

En resumen, la futura ex gobernadora, tiene todo su recorrido laboral vinculado con el Estado, sea nacional o provincial, sea en el poder ejecutivo o legislativo, es el Estado. A favor de su declaración (políticamente correcta, siempre), podríamos decir que estará bueno que Vidal no sea ñoqui de la política protectiva y que si vuelve a trabajar en un organismo oficial lo haga público. En nuestro país pareciera que después de alcanzar algunos cargos no se puede trabajar en otros de supuesta menor jerarquía. Empleado público es el presidente de la Nación, pero también el policía que arriesga su vida para cuidar la tuya, el maestro que le enseña a tus hijos o el médico que te cura en un hospital. Será bueno recordar que Domingo Faustino Sarmiento fue Director General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires después de haber sido Presidente de la Nación. Eso habla de vocación por lo público sin verso.

Buena semana.

Dejá tu comentario