Opinión

Los Molinos de Viento

La licenciada Mónica Dreyer nos trae su columna semanal de opinión: "Los Molinos de Viento".
domingo, 29 de diciembre de 2019 · 07:00

Muchos estarán proyectando el año que viene. “¿Qué puedo hacer? ¿Qué puedo cambiar? ¿Qué no puedo cambiar? ”La conocida frase, “Señor dame la serenidad de aceptar las cosas que no puedo cambiar, el coraje para cambiar aquellas cosas que puedo y la sabiduría para reconocer la diferencia”  

Una de las características de los líderes, emprendedores y visionarios es que muchas oportunidades que otros dicen son imposibles ellos lo declaran como posible.  Miran el futuro con la convicción que tarde o temprano lo van a conseguir. Confían en su poder personal.

Esto no quiere decir que cualquier cosa pueda ser posible por puro voluntarismo.  Hay cosas que no están dentro de nuestro poder y control.  No podemos evitar envejecer o nuestros seres queridos enfermar. Todas estas circunstancias están dentro de lo inevitable.

Opuesto al emprendedor está la persona que juzga su objetivo como posible pero no se decide a actuar quizás por temor al fracaso o para no correr riesgos. Puede haber resignación y apatía que trae muchas veces sufrimiento.  La persona se da a si mismo argumentos, “el mercado está difícil” “a mi edad es imposible” “con la responsabilidad de una familia” “siempre fue igual”. 

Otras personas todo lo contrario, tienen la iniciativa de querer cambiar por ejemplo la cultura organizacional,  sin embargo no tiene el mismo poder un operario que un cargo directivo. Quiero hacer énfasis en las diversas actitudes que podemos tomar cuando decimos que esto es “imposible”.

Hay una actitud que nos brinda paz, serenidad y es cuando aceptamos aquello que no podemos cambiar porque no está dentro de nuestro ámbito de poder. Cuando nos resistimos nos amargamos. A veces luchar contra los molinos de viento puede ser muy desgastante.

Sin embargo tener la sabiduría de aceptar, que las cosas son como son, no como nos gustaría que sean, trae una apacible serenidad. ¿En qué estado estás diseñando tu próximo año?  

Comentarios