Editorial

Todos somos peronistas (reloaded)

Aunque por primera vez claramente asumidos: unos de derecha (Macri/Pichetto), otros de izquierda (Fernandez/Fernandez) y otros unidos por el descarte (Lavagna/Urtubey).
domingo, 16 de junio de 2019 · 00:00

Juan Domingo Perón, "El General", nació el 8 de octubre de 1895 en Lobos y falleció en Olivos el 1 de julio de 1974. Era militar, fue político y tres veces presidente argentino durante el siglo XX (1946-1952; 1952-1955 y 1973-hasta su muerte).

Si bien tuvo tres gestiones notoriamente desiguales fue mayormente reconocido por su política obrera, asignándoles a los trabajadores mejores condiciones laborales (sueldos, vacaciones pagas y aguinaldo por primera vez en la historia de la Argentina).

En su primera presidencia, junto a Evita como bandera, impulsó la igualdad entre el hombre y la mujer sancionando la ley de Sufragio Femenino que permitió a las mujeres el derecho de votar y ser votadas. Ya en el segundo gobierno debió afrontar la pérdida de los fondos necesarios para implementar una política similar a la del primer mandato, generando un congelamiento de los sueldos que minó su relación con las masas obreras que lo apoyaban. A esto le sumó un inesperado enfrentamiento con la Iglesia católica (en su primera presidencia había instaurado los subsidios a los colegios privados), producto de la sanción de la ley del divorcio, que concluyó en bombardeo de la Plaza de Mayo y quema de iglesias. Todo terminó con su derrocamiento y un extenso exilio español.

Al volver al país en 1972, Perón brindó una conferencia de prensa en cuyo transcurso se le preguntó por las fuerzas políticas que competirían en la inminente nueva elección de los argentinos. Perón mencionó a los radicales, los socialistas, los conservadores y otros partidos menores, pero ignoró al peronismo. Cuando un periodista le marcó esa aparente omisión, le contestó: "Ah, ¿no? Es que peronistas somos todos".

En las elecciones de 1973, la fórmula Perón/Perón ganó con el 62% de los votos, comenzando una presidencia donde predominó la lucha entre peronistas de izquierda y de derecha. En este marco Jose López Rega, Ministro de Bienestar Social, fundó la triple A (Alianza Anticomunista Argentina), que torturó, asesinó y reprimió a grupos de la izquierda peronista y comunistas, abriéndole la puerta al golpe cívico militar (encabezado por Videla) que sumió al país en sus años más oscuros.

Desde la recuperación democrática del 83, el peronismo naturalizó aquella división de izquierdas y derechas, que se resolvían consecutivamente en elecciones internas o en la propia alternancia del ejercicio del poder luego del gobierno radical de Raúl Alfonsín, primero y de la Alianza encabezada por Fernando de la Rúa, luego.

A nadie sorprendió el peronista privatizador Carlos Menem (“si les hubiera dicho lo que iba a hacer, no me votaba nadie”), el peronista estatizador Néstor Kirchner o nacionalista de Cristina Fernández.

Esta semana el presidente Macri sorprendió a propios y extraños al impulsar al senador Pichetto como su compañero de fórmula. Rápidamente circularon memes y videos donde el propio Mauricio ponía al pobre Miguel Ángel como el ejemplo del mal, de lo que había que erradicar de la política argentina para siempre (dixit del entonces candidato en septiembre de 2015). Todo igual de “normal” en la comparación de los videos que muestran a Fernández (él) evaluando el gobierno de Fernández (ella).

Así las cosas, la terna fue tomando color cuando Massa acordó con Fernández (el candidato) y Lavagna que se quedó con el salteño Urtubey que sólo repite: “hay que salir de la grieta”.

En resumen: todos peronistas. Aunque por primera vez claramente asumidos: unos de derecha (Macri/Pichetto), otros de izquierda (Fernandez/Fernandez) y otros unidos por el descarte (Lavagna/Urtubey). Ante este menú, y por primera vez en su historia, la izquierda (la que está a la izquierda de la izquierda peronista) va con una única fórmula (Nicolás Del Caño/Romina del Plá) y prometen hacer una elección histórica.

¿El Radicalismo? Bien, gracias.

¿El Socialismo? Ídem.

¿El Gen?¿Sigue existiendo el Gen?

Mientras tanto: a) la inflación de mayo fue del 3.1% que refleja un acumulado anual de 57,3%, la tasa más alta desde enero de 1992; b) Abuelas de Plaza de Mayo presentó a su nieto recuperado número 130 y c) Messi se da una nueva oportunidad con la celeste y blanca en la Copa América de Brasil.

Amigos lectores: feliz día del padre!

Buena semana.

Comentarios