Editorial

La verdadera campaña, empieza mañana

Así las cosas llegamos a hoy: el día de “la encuesta” que no generará dudas (más a allá de las planteadas acerca de la transparencia en el escrutinio), ni ofrece márgenes de error. Mañana empieza la tarea frenética de analizar los resultados para preparar la verdadera campaña: la de octubre. La que empieza mañana.
domingo, 11 de agosto de 2019 · 08:00

Mientras leas esto probablemente millones de argentinos estén votando en las PASO.

Las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias fueron creadas en el 2009. En la mismas se definen básicamente dos cuestiones: cuáles partidos están habilitados a presentarse a las elecciones nacionales (los que obtengan al menos el 1,5 % de los votos válidamente emitidos en el distrito de que se trate para la respectiva categoría). Y también quedará definida la lista que representará a cada partido político,  por eso lo de “interna abierta”. 

Esta Ley también modificó, entre otras, la Ley Orgánica de los Partidos Políticos y la de Financiamiento de los Partidos Políticos. Esto, que modificó la cantidad mínima de afiliados que debe tener un partido para no perder la personería jurídica, significó la partida de defunción de algunos históricos: el partido Humanista, el Partido Obrero o el Partido Comunista son sólo algunos ejemplos.

Lo cierto es que este domingo de agosto se parece mucho más a una costosa encuesta oficial de cara a las elecciones generales de octubre, que a una elección que define partidos habilitados y/o candidatos. Los principales candidatos y partidos ya tienen todo definido, no hay competencias ni dudas. Sólo en algunas localidades se definen candidatos a intendente y listas de concejales. Tal vez el caso emblemático se da en San Vicente en el espacio del Frente de Todos donde hay 4 postulantes. Paradójicamente, y a contramano de sus dirigentes nacionales que zanjaron diferencias otrora irreconciliables (pensar en lo que se dijeron los Fernández entre sí o Massa mismo sobre el ex presidente), en San Vicente 4 dirigentes “quieren ser” sin considerar si eso debilita o no la propuesta partidaria.

Los cierres de campaña de la última semana no sumaron nada nuevo. Casi todos apelaron a la épica de las diferencias, mientras algunos medios nacionales hablaron de “cierre de campaña feroz”, argumento hueco,  limitando “lo feroz” a quien había gritado más. Parece que importa menos lo dicho que cómo fue dicho.

Así las cosas llegamos a hoy: el día de “la encuesta” que no generará dudas (más a allá de las planteadas acerca de la transparencia en el escrutinio), ni ofrece márgenes de error. Mañana empieza la tarea frenética de analizar los resultados para preparar la verdadera campaña: la de octubre. La que empieza mañana.

¿Cómo se despertarán de optimistas los principales candidatos este lunes? ¿Se confirma la polarización Macri/Fernández que movilizará el voto útil de octubre? ¿Llega alguno cerca del 45% que le permita soñar con ganar en primera vuelta? ¿Se confirma el rumor de los allegados a Vidal sobre que le puede hacer ganar a Macri aún perdiendo la provincia de Buenos Aires? ¿Será nuevamente la tercera sección electoral el motor que permita soñar al peronismo? ¿Cómo jugarán los acuerdos con los gobernadores que desdoblaron sus reelecciones para separarse de la suerte del presidente Macri? ¿Serán Lavagna y Urtubey la sorpresa que dicen ser quejándose de cuanto los ignoran los medios de comunicación? La izquierda unida, ¿logrará superar su piso histórico? ¿Lograrán más del 1.5% de los votos los candidatos Gómez Centurión y Espert que les permitan jugar en octubre? A Espert lo asesora el reconocido consultor norteamericano Dick Morris que eligió una curiosa estrategia para que su candidato pase las paso: “ahora votá con el corazón, las PASO no definen nada”. Pragmático, pero real...

De las respuestas de estas (y muchas otras) preguntas y de la lectura cruzada de la participación y votos por mesa (segmentación), saldrán los nuevos ejes de la campaña de los candidatos que hasta ahora hablaron más de lo que propusieron, y evitaron definiciones de acciones y estrategias para apoyarse solo en slogans funcionales a la grieta.

Último párrafo para una reflexión acerca del presidente de Estados Unidos. Donald Trump lanzó una acusación contra los medios de comunicación por el asesinato de 29 personas en dos tiroteos en espacios públicos durante el último fin de semana. “Los medios tienen una gran responsabilidad con la vida y la seguridad de nuestro país", dijo Trump, y añadió: "Las noticias falsas han contribuido a la ira y la rabia que se han acumulado durante muchos años. Las coberturas de noticias tienen que empezar a ser más justas, equilibradas e imparciales, o estos problemas terribles solo empeorarán!”  Trump obvió lo obvio. Uno de los asesinos tenía como misión “asesinar la mayor cantidad de mexicanos posible” según sus propias declaraciones al ser detenido por la policía.  Esto podría ser más atribuible a la visión xenófoba y la persecución sobre esa inmigración por parte del mismísimo presidente, que por ninguna nota periodística en cualquier medio de comunicación. Siembra tormentas y cosecharás tempestades, Trump.

Buena semana. 

Comentarios