Editorial

¿Veganos vs. Gauchos? (Cerrame la 14!)

Brindo por una sociedad tolerante e inclusiva que no “cope la parada” como los veganos, ni que los cague a palos como los gauchos. Brindo por una sociedad solidaria, sin importar las clases socio económicas de quien hace de la solidaridad un valor. Y lo ejerce.
domingo, 04 de agosto de 2019 · 00:00

Cuando los ejemplos de los polos de la grieta entre los argentinos parecían acabarse, llegaron los veganos a la Rural.

River y Boca, Rosas y Sarmiento, peronistas y radicales, unitarios y federales, macristas y kirchneristas, nunca lo habrían podido imaginar. Pero sucedió.

Un grupo de gauchos que participaba en un acto en la Exposición Rural que se organiza anualmente en Palermo expulsó (a caballo) a activistas veganos que habían invadido la pista central para defender los derechos de los animales.

Mientras se realizaba una ceremonia de premiación, los manifestantes veganos entraron en la pista con carteles y consignas pero fueron rechazados por gauchos a caballo, que les quitaron los carteles de la protesta, los arrinconaron como arriando ganado y los golpearon hasta que dejaron el lugar. Pese al consenso que manifestó gran parte del público presente en la pista central (con la reacción gaucha), la Sociedad Rural Argentina emitió un comunicado de rechazo. "Un grupo de activistas irrumpió en la pista alterando el desarrollo del concurso que se venía realizando. Algunos participantes, que se prepararon durante un año para competir, reaccionaron para desalojarlos. La Sociedad Rural Argentina rechaza cualquier accionar violento", dijo el comunicado.

Los veganos, que parecen ser gente sensible que elige una alimentación particular, pero también pueden ir por su propia revolución, armaron creativos mensajes: "La industria ganadera es la principal causa de la emergencia climática", rezaba uno. "La Expo Rural es un símbolo, un ejemplo de todo lo que representa la cultura de la explotación animal en la Argentina”, otro.

Cuando ya habían hecho su preparado show y recibido el descontento de los gauchos (en formato “salí de acá”), los veganos distribuyeron a los medios un comunicado. “Miles de animales mal llamados 'de granja', son expuestos y subastados, tratados como mercadería. Por eso estamos aquí, repudiando, protestando, realizando acciones en conjunto con otras organizaciones, activando por los derechos de los animales-no-humanos".

En la pista central la cosa se dirimió entre veganos organizados para hacerse escuchar y gauchos sorprendidos (y enojados). Las imágenes violentas recorrieron el mundo, que a esta altura ya nos miran sin sorprenderse mientras piensan: “...estos argentinos...”.

Otro de los temas de la semana de la “Argentina en carne viva” fue la foto de Pablo Echarri y Nancy Duplaá en Mallorca (una reconocida playa española). El actor está trabajando allá y juntos tuvieron la temeraria idea de compartir una foto de un momento de descanso en sus redes sociales. Se ve que la distancia los hizo olvidar de la grieta. Ambos son reconocidos militantes K y el otro bando trolero les saltó a la yugular. De hecho fueron noticia por esa foto, y hasta hubo medios que ilustraron la “no noticia” con otra foto de la pareja en las playas de... Mar del Plata. Somos truchos hasta para eso. "¿Y la crisis de la que se quejan?" y "Mirá los Nac & Pop con la macrisis" fueron los comentarios menos ácidos que recibieron. Todo muy triste. ¿No?

“No podés hablar de la pobreza si vivís en un country”, me dijeron una vez. ¿Ah, no? ¿Me tendré que mudar para ver que existen pobres?

A una voluntaria de la red solidaria de Juan Carr la cuestionaron mientras repartía comida en Plaza de Mayo: “te solidarizas con los pobres pero usas zapatillas de seis lucas”. ¿En serio? ¿Se tenía que descalzar para seguir sirviendo la comida o con cambiarse el calzado alcanzaba?

Parece que en la Argentina no se puede ser sensible a las necesidades de los demás sin ser pobre. No está bien visto (ni es compatible) que alguien al que le vaya bien económicamente (en lo que sea que haga), sea solidario con los que tienen menos.

Cuanta hipocresía.

Brindo por una sociedad solidaria, sin importar las clases socio económicas de quien hace de la solidaridad un valor. Y lo ejerce.

Brindo por una sociedad tolerante e inclusiva que no “cope la parada” como los veganos, ni que los cague a palos como los gauchos.

Brindo porque llegue el día en que empecemos a decidir ser mejores. Y porque también lo hagamos realidad.

Buena semana.

Más de

Comentarios