Editorial

TODO POR DOS PESOS

Pasado poco más un mes de las PASO y a 45 días de la elección general, la caída de las empresas argentinas empieza a preocupar seriamente. Macri asumió anunciando la llegada de Apple y de H&M. Ahora tememos la venta (a manos extrajeras) de nuestras mejores empresas...
domingo, 15 de septiembre de 2019 · 09:00

La inflación y las múltiples devaluaciones macristas vienen haciendo estragos en los bolsillos de los argentinos. Todos los indicadores de la microeconomía de consumo se desploman, mientras suben los morosos y los nuevos planes de refinanciación. No sólo de la deuda externa sino también de los cuoteos de tarjetas de crédito y hasta de los créditos minoristas de comercios de barrio. 

Así las cosas, los planes de largo plazo se congelan al tiempo que hasta generan dudas las mismas ofertas en cuotas de los planes oficiales de 12 y 18 pagos; que si bien resultan tentadores por fijar precios en pesos se limitan contra la disponibilidad inmediata de enfrentar las primeras cuotas hasta que llegue una recomposición salarial que acerque el bolsillo a la inflación. ¿Llegará?

El flamante ministro Lacunza (lejos el mejor comunicador del gobierno nacional desde diciembre 2015 para acá) anunció que se modificarían las condiciones de los pagos de los títulos públicos que vencían este año, de los que solamente se abonaría el 15% del valor a la fecha original de cancelación y el 85% restante se refinanciaría. Dijo también que en relación a los títulos de deuda de jurisdicción nacional, se enviaría al Congreso un proyecto de ley para el “reperfilamiento” de sus vencimientos en forma similar a los títulos bajo ley extranjera. Esto no sucedió porque los alfiles oficialistas del congreso nacional le advirtieron que la ley no saldría. “¿Ahora vienen al Congreso? ¿Para blindar con una ley el cepo cuando les quedan tres meses de gestión? ¿Por qué no le hicieron antes?”, fueron alguna de las respuestas que recibieron los operadores macristas antes de pulsar la tecla “cancel”.

Entonces Lacunza puso en marcha su plan (A). El único que tiene: estabilizar la cotización del dólar y no caer en default, ni en el corralito. Para lograrlo viene vendiendo dólares del tesoro día a día, generando una seudo estabilidad cambiara alrededor de los 60 pesos, que sin embargo está siempre amenazada por la debilidad de la situación económica y financiera de la Argentina.

Pasado poco más un mes de las PASO (parecen 6 años, ¿no?) y a 45 días de la elección general, la caída de las empresas argentinas empieza a preocupar seriamente. El descenso del precio de las acciones del Grupo Galicia fue del 75%, con lo que pasó de valer casi 4.300 millones de dólares antes de las elecciones, a sólo 1.310 millones. En igual lapso, el descenso en la cotización de las acciones en el Banco Supervielle fue del 70,1% y del Banco Macro,71,4%. Las mayores pérdidas se dieron en las empresas energéticas: las acciones de Edenor se derrumbaron en un 79,8%, Pampa Energía, 61,6% y Central Puerto, 70,8%.

Sin embargo, más allá de los intereses de estos privados lo más preocupante es la estretiposa caída en los precios de las acciones de YPF (casi un 75% desde el 12 de agosto). Su valor está en mínimos históricos, a 8,13 dólares en la bolsa de Nueva York, menos de la mitad de su valor de diciembre de 2015 y aún menos que los 10,5 dólares que valía en lo peor del año 2001. El rumor internacional es que se trata de una situación que observa con atención Gasprom, la empresa nacional rusa de energía. Con más de 465.000 empleados, casi 200.000 millones de dólares de facturación anual, la empresa es también propietaria del Chelsea inglés, el Schalke 04 alemán y el Zenit ruso. ¿Por qué compraría el gigante ruso Gasprom a “nuestra” YPF? Por dos motivos fundamentales: a) YPF tiene en su poder la explotación del 80% de Vaca Muerta (el segundo reservorio mundial de gas natural) y b) la compra por dos pesos.

Probablemente se trate de una caso emblemático de riesgo, dado el valor de sus activos (los de YPF) y el irrisorio precio internacional, pero la misma situación de riesgo de transnacionalización corren otras empresas rentables (hoy devaluadas) como: Cablevisión Holding (que valía  US$4567 millones el 31/12/2017 y hoy menos de US$1000 millones); el Banco Supervielle, (que pasó de valer US$2756 millones a US$767 millones) o Metrogas (de US$1375 millones a US$400 millones).

Macri asumió anunciando la llegada de Apple y de H&M y ahora tememos la venta (a manos extrajeras) de nuestras mejores empresas...

Último párrafo para agradecerle al Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Provincia de Buenos Aires, que esta semana nos distinguió con el Premio a la Mejor Cobertura Regional de la Provincia de Buenos Aires. Cada vez que recibimos un reconocimiento convoco a nuestros periodistas y colaboradores a una reunión en la que les propongo redoblar los esfuerzos para merecerlo.

Buena semana. 

Comentarios