Columnista |

No te imagines esas ricas medialunas

La licenciada Mónica Dreyer nos trae su columna semanal de opinión: "No te imagines esas ricas medialunas".

Columnas pasadas vimos cómo funciona nuestra mente y como colabora o perjudica. Representamos la realidad externa a través de lo visual, auditivo y sensorial, como si fuera un cine adentro de nuestra cabeza. Estas películas nos permiten superar límites o nos ponen trabas.

Si queremos adelgazar y la torta de chocolate que está sobre la mesa, nuestro cine mental la imagina, resaltando el chocolate brillante, el dulce de leche cae levemente bañando los bordes, sentimos el placer de saborearla….. Probablemente, ya se nos está haciendo agua la boca.

Porque lo brillante, cerca y nítido son muy atractivos para la mente. Necesitamos hacer cambios para amortiguar esa atracción. Recuerdo una época coordiné grupos para bajar de peso y una de las mujeres tenía confitería. Claro entrar y ver esas ricas medialunas y facturas en las bandejas, con el dulce de leche y crema pastelera, brillante, recién hechas, era muy atractivo.

Por suerte la Programación Neurolinguística PNL descubrió el funcionamiento de la mente y hay ejercicios de pocos minutos que facilitan armar otros circuitos neuronales. Las personas quieren cambiar pero no saben cómo hacerlo. Lo peor es decir “No te imagines esas ricas facturas” porque el NO, no ingresa en el hemisferio derecho.

Si vamos a rendir un examen es habitual decirme “¡No me tengo que poner nervioso!”, La indicación es contraproducente porque ¿Imagínate No poniéndote nervioso? Con este mensaje habitualmente la imagen es, encorvado, tembloroso y mordiéndote las uñas.

La representación que conviene crear es Imaginar aquello que querés, no lo que NO QUERES, “Imaginarte seguro, confiado, el cuerpo en una posición erguida, la pera levemente levantada. Sentite tranquilo, las palabras te salen cada vez más y más” Y podemos mejorar la representación con brillo, color, escuchar aplausos, sentir una alegría interior ¿Cómo es tu cine mental? ¿Te alienta o te desmotiva?

Dejá tu comentario