Ni muy vivos, ni muy bobos (para poder entender nomás)

Por Ricardo Varela.