Columnista |

Transformarse en la adversidad

La licenciada Mónica Dreyer nos trae su columna semanal de opinión: "Transformarse en la adversidad".

Hay un cuento que me encanta. Una hija se quejaba de los muchos problemas que tenía que enfrentar. Que las cosas no le salían bien, no sabía qué hacer para seguir adelante y se sentía desanimada, cansada de luchar. Entonces su padre tomó tres ollas con agua, las colocó en el fuego hasta que empezaran a hervir.

En una olla colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última granos de café. Esperó unos 20 minutos. Sacó los huevos, los puso en un recipiente, sacó las zanahorias y las puso en un plato y luego el café en una taza. Y le preguntó ¿Hija que ves? Huevos, zanahorias y café le respondió.

Entonces el papá la invitó a acercarse y tocar las zanahorias y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera y lo sintió duro. Luego le pidió que probara el café, ella sonrió mientras disfrutaba de su rico sabor.

Mirá también:

Se prendió fuego una casa en El Jagüel y una familia perdió todo

VIDEO: así fue el robo al Banco Galicia de Temperley

-¿Qué significa todo esto, papá?-preguntó sorprendida

Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: ¡agua hirviendo!

Pero habían reaccionado de manera diferente.

La zanahoria llegó al agua fuerte y dura, pero después de pasar por el agua hirviendo se había hecho blanda y fácil de deshacer.

Los huevos habían llegado al agua con fragilidad y después de estar en el agua hirviendo, se habían endurecido.

Los granos de café, sin embargo, eran únicos: después de estar en agua hirviendo, ¡habían cambiado el agua!

-Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?- le preguntó a su hija.

-¿Actúas como una zanahoria que parece fuerte pero se vuelve débil frente al dolor?

-¿O un huevo, que comienza con un corazón maleable, pero después de una fatalidad se vuelve duro e inflexible?

-¿O como un grano de café? El café cambia al agua hirviendo, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto máximo de ebullición el café alcanza su mejor sabor y aroma y no sólo eso, sino que ¡mejora su alrededor!

¿Tuviste alguna adversidad que transformó tu vida e inclusive a los demás? ¿Cómo ser café?

Dejá tu comentario